17 de enero de 2021
3 de diciembre de 2020

La última espiral bélica en Nagorno Karabaj dejó más de 2.700 militares azeríes muertos

La última espiral bélica en Nagorno Karabaj dejó más de 2.700 militares azeríes muertos
Un cohete disparado por Azerbaiyán durante los enfrentamientos en Martuni, en la disputada región de Nagorno Karabaj - CELESTINO ARCE LAVIN/ZUMA WIRE/D / DPA - ARCHIVO

HRW denuncia el trato "violento y humillante" a los prisioneros de guerra armenios por parte de las fuerzas militares de Azerbaiyán

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 2.700 militares de las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán murieron en la reciente espiral bélica con Armenia en la región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputan desde hace décadas ambos países, según ha informado el Ministerio de Defensa azerí.

"En la guerra murieron 2.783 militares de nuestras Fuerzas Armadas", ha explicado el departamento gubernamental, en un comunicado publicado este jueves, en el que concreta que hay más de 100 uniformados azeríes que todavía están desparecidos. "Se está trabajando para identificar a 103 militares con análisis de ADN", ha señalado.

Los enfrentamientos, que terminaron tras la firma del acuerdo de alto el fuego alcanzado el 9 de noviembre con la mediación de Rusia, han dejado a 1.245 militares azeríes ingresados en centros médicos por las heridas que sufrieron.

En su comunicado, el Ministerio de Defensa azerí ha señalado que sus Fuerzas Armadas actuaron en Nagorno Karabaj "en respuesta a la agresión militar de Armenia" del 27 de septiembre, lo que dio inicio a "una guerra patriótica" para "liberar" los territorios que estaban sometidos a "ocupación".

"El personal de las Fuerzas Armadas de la república de Azerbaiyán luchó de forma heroica y valiente en la gran guerra patriótica, asestando golpes demoledores a las Fuerzas Armadas armenias y destruyendo las fortificaciones y los sistemas de refugios intrincadamente diseñadas en nuestra tierras ocupadas durante años", ha destacado.

Además, ha subrayado que los militares azeríes "lograron derrotar a Armenia" combatiendo en zonas elevadas estratégicas, a pesar de las dificultades derivadas del clima y la situación geográfica y ha resaltado que la "liberación de Shusha", la segunda ciudad más importante de Nagorno Karabaj a la que ha definido como la "corona" de la región, ha supuesto "una operación militar única en la historia mundial de la guerra".

"Nuestras tierras, que habían estado ocupadas durante casi 30 años, han sido liberadas de la ocupación con la sangre y las vidas de nuestros mártires", ha afirmado, en referencia a los territorios que las Fuerzas Armadas azeríes han logrado recuperar en el campo de batalla en la reciente espiral bélica con Armenia en Nagorno Karabaj.

Armenia y Azerbaiyán firmaron el 9 de noviembre un acuerdo de alto el fuego bajo la mediación de Rusia que establece el despliegue de 1.960 militares rusos como fuerzas de paz en Nagorno Karabaj, la creación de un centro de supervisión de la tregua gestionado por observadores rusos y turcos y la entrega a las autoridades azeríes de 121 municipios de la región y de sus alrededores que llevaban bajo control armenio desde el final de la última guerra en 1994.

Por otra parte, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha denunciado en un comunicado que las fuerzas azeríes han tratado "de forma inhumana" a "numerosos" militares armenios capturados en la reciente espiral bélica en la región en disputa.

HRW HABLA DE "ABUSOS FÍSICOS Y HUMILLACIONES" A PRISIONEROS ARMENIOS

La ONG ha asegurado que las fuerzas militares azeríes sometieron a los prisioneros de guerra armenios a "abusos físicos y humillaciones" y ha asegurado que esos maltratos están grabados en vídeos que han sido ampliamente difundidos en redes sociales desde octubre.

En los vídeos, según ha contado HRW, se puede ver a los militares azeríes "abofeteando, pateando y dando codazos" a prisioneros de guerra armenios y obligándoles, "con la aparente intención de humillarles", a besar la bandera de Azerbaiyán, a elogiar al presidente azerí, Ilham Aliyev, y a maldecir al primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián. "En la mayoría de los vídeos los captores aparecen con la cara descubierta, lo que sugiere que no tienen miedo de que les vayan a pedir responsabilidades", ha indicado.

"No puede haber justificación para el trato violento y humillante de los prisioneros de guerra", ha subrayado el director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson. "El derecho humanitario es absolutamente claro sobre la obligación de proteger a los prisioneros de guerra. Las autoridades de Azerbaiyán deberían garantizar que estas actuaciones terminan de inmediato", ha afirmado.

Para leer más