6 de abril de 2020
23 de enero de 2008

Uribe reta a las FARC a negociar con buena fe o a esperar su derrota militar

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, retó hoy en Madrid a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia a negociar un acuerdo de paz "con buena fe" en una zona de encuentro propuesta por la Iglesia católica o a esperar su derrota militar. Además, pidió de forma velada a Venezuela que no acepte los "abusos" de los "bandidos" de las FARC permitiendo su presencia en territorio venezolano.

Así se pronunció esta tarde en un almuerzo informativo organizado por Europa Press, en el que aprovechó para reiterar a las FARC su decisión firme de no despejar dos municipios para avanzar en las negociaciones. "Mi única respuesta es que nosotros tenemos toda la firmeza para derrotar el terrorismo. A ellos les quedan dos caminos, negociar de buena fe o esperar su derrota militar", subrayó.

Uribe lo ha repetido una y otra vez. No está dispuesto a aceptar esa exigencia de las FARC porque, según el presidente, si se retira la presencia militar de una zona la guerrilla lo aprovecha para secuestrar, reclutar niños y obligar a los campesinos a sembrar coca. "Sería permitir a los terroristas eludir la acción de la fuerza pública y crearle un inmenso riesgo a los ciudadanos", indicó.

Preguntado por si los servicios de inteligencia colombianos tienen información sobre la posible presencia de batallones de las FARC en territorio venezolano, Uribe se limitó a responder: "Esos bandidos, a medida que sienten la presión de nuestra fuerza pública, abusan de los vecinos. Nosotros lo que le pedimos a los vecinos es que no dejen que abusen de ellos".

UN URIBE MUY TORERO

Tampoco entró en la polémica por los insultos de Hugo Chávez. "Uno tiene que saber si mira al toro o se deja distraer por los claveles que le lanzan del tendido. Tengo muy claro que debo mirar al toro. "¿Qué tal que dejo de mirar al toro por dejarme distraer por los claveles?. Me empitonan", respondió en tono taurino, tras lo cual envió un saludo de "afecto y respeto" al hermano pueblo de Venezuela.

El mandatario aprovechó la ocasión para pedir a los gobiernos y a la comunidad internacional que presionen a las FARC para que acepten la conformación de una misión médica internacional que pueda revisar el estado de salud de los cientos de personas que siguen secuestradas en Colombia. "Que el mundo entero, todos a una, ejerzan esa gran presión", insistió.

"¿Quién secuestra?, las FARC. ¿Quién tortura?, las FARC. ¿Quién es igual a Hitler y tortura?, las FARC. ¿Quién es responsable del estado de salud (de los secuestrados)?, las FARC. ¿Quién tiene que liberarlos?, las FARC. "¿Quién tiene que permitir que operen los mecanismos humanitarios internacionales?, las FARC", enumeró Uribe, entre los aplausos de parte de los asistentes.

"SON TERRORISTAS"

En otro momento Uribe se explayó en los motivos por los que no se puede reconocer a las FARC como fuerza beligerante. Así, enumeró que interfieren en la democracia, se financian con drogas, secuestran, reclutan niños, asesinan mujeres y ancianos, lanzan bombas contra civiles, torturan y plantan minas antipersona. "Estos crímenes son terroristas y terroristas son los grupos que los cometen", zanjó.

"Es distinto reconocer estatus de beligerancia a un grupo violento que actúa contra una dictadura (en referencia a otras guerrillas de América Latina) que a un grupo violento que actúa contra una democracia. El mundo debe avanzar y aceptar que a ningún grupo violento que actúe contra una democracia se le puede reconocer el estatus de beligerancia", indicó.

En este punto, agradeció las muestras de apoyo recibidas estos días en la UE sobre su determinación de seguir llamando terroristas a las FARC, y celebró que la opinión pública europea empiece a reconocer la democracia colombiana. "Durante años la opinión pública europea fue engañada. La guerrilla hablaba aquí de reivindicaciones sociales y en Colombia degollaba personas inocentes", denunció.

Acto seguido, y en tono irónico, recordó que en sus anteriores visitas a Europa era recibido por manifestantes que le acusaban de asesino o paramilitar. "Ahora estos viajes se han vuelto un tanto monótonos porque ya no los veo (...) están bien desaparecidos lo cual, para mi monotonía y el bien de Colombia, demuestra que en la opinión pública europea también hay una evolución", afirmó.

¿TERCER MANDATO?

Uribe, que explicó que ha pedido al Grupo de Amigos -formado por Francia, España y Suiza- que trabajen "articuladamente" con la Iglesia católica en las labores de mediación con la guerrilla, llamó a los colombianos a entender la preocupación por la búsqueda de mecanismos para la liberación de los rehenes "como una preocupación legítima y humanitaria y no como debilidad frente a los terroristas".

El presidente colombiano tampoco quiso entrar en la polémica sobre un eventual tercer mandato suyo, a pesar de que aumentan las voces a favor y en contra de que vuelva a presentarse en las presidenciales de 2010, para lo cual habría que volver a reformar la Constitución. "Es mejor tener muchos líderes remando en la misma dirección que permitir que se agote un solo líder", deslizó.

Así, tras asegurar que su interés personal no es perpetuarse en el poder sino que Colombia pueda contar en el futuro con muchos otros líderes, envió un mensaje a quienes quieran aspirar a la Presidencia. "Tienen que comprometerse con la seguridad de la democracia, con la confianza inversionista desde la solidaridad y con la cohesión social desde las libertades", sentenció.