7 de agosto de 2020
29 de junio de 2008

Vaticano.- Benedicto XVI recuerda a San Pedro y San Pablo en su homilía dominical

CIUDAD DEL VATICANO, 29 Jun. (EP/ACI) -

El Papa Benedicto XVI recordó en su homilía de hoy la importancia de San Pedro y San Pablo, ambos patrones de Roma, el primero por su tarea fundamental de crear unidad, el segundo por la catolicidad de su misión.

Desde la Plaza de San Pedro, el Pontífice reflexionó sobre el martirio de ambos santos, recordando que este "se presenta como fuerza del amor que supera el odia y la violencia".

"Por su martirio, por su fe y por su amor, ambos apóstoles indican donde está la verdadera esperanza y son fundadores de un nuevo tipo de ciudad, que debe formarse en modo renovado y siempre en medio de la vieja ciudad humana, que es amenazada por las fuerzas contrarias del pecado y del egoísmo de los hombres", indicó.

"Podemos decir -continuó- que su martirio, en lo profundo, es la realización de un abrazo fraterno. Ellos mueren por el único Cristo y, en el testimonio por el cual dan la vida, son una sola cosa. En los escritos del Nuevo Testamento podemos seguir el desarrollo de su abrazo, de esta realización de la unidad en el testimonio y en la misión".

Respondiendo al por qué del tiempo pasado en Roma por parte de San Pablo, Benedicto XVI afirmó que éste "considera su misión la realización de la tarea recibida por Cristo de llevar el Evangelio hasta los extremos confines del mundo".

"En este recorrido se encuentra Roma. El ir a Roma es parte de la universalidad de su misión como enviado a todos los pueblos. Es para él expresión de la catolicidad de su misión. Roma debe hacer visible la fe a todo el mundo, debe ser el lugar de encuentro de la única fe", recordó.