24 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Vaticano/Francia.- El Papa y Sarkozy discuten sobre Oriente Próximo, Africa y el "drama" de los secuestrados

ROMA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Papa Benedicto XVI recibió hoy en audiencia al presidente francés, Nicolas Sarkozy, con quien discutió sobre la relaciones entre la Iglesia y la República francesa y los principales asuntos de la actualidad internacional, incluido el "drama" de los secuestrados, según el escueto comunicado emitido por la Santa Sede al terminó del encuentro de esta mañana.

El Pontífice y Sarkozy tuvieron ocasión de "pasar revista a algunos temas de interés común concernientes a la actual situación del país", en particular "las buenas relaciones existentes entre la Iglesia católica y la República francesa, además del papel de las religiones, en especial de la Iglesia católica, en el mundo".

Asimismo, según el Vaticano, "se ha dedicado una atención particular a la situación internacional, con referencia al futuro de Europa, a los conflictos en Oriente Próximo, a los problemas sociales y políticos de algunos países africanos y al drama de las personas secuestradas", en una aparente alusión a las personas en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellas la franco-colombiana Ingrid Betancourt.

"Al final de las conversaciones ha habido un intercambio de felicitaciones por las próximas fiestas de Navidad y por el Año Nuevo", concluye el comunicado, que no da más detalles sobre el encuentro, que duró menos de media hora.

Además del encuentro con el Pontífice, Sarkozy se entrevistó con el secretario de Estado vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, y con el secretario para las Relaciones con los Estados, arzobispo Dominique Mamberti. Esta es la primera visita que Sarkozy realiza al Vaticano desde que accedió a la jefatura de Estado de Francia la primavera pasada.

Sarkozy, que llegó al Vaticano con un cuarto de hora de adelanto sobre el horario previsto, fue recibido por Benedicto XVI fuera de su estudio y ambos posaron sonrientes ante la prensa antes de iniciar su encuentro a puerta cerrada. El presidente galo se interesó por saber "dónde" había aprendido el Pontífice francés, a lo que éste le respondió que "en la escuela".

El presidente francés, como suele ser habitual en estos encuentros, obsequió al Papa con tres libros, entre ellos uno que escribió antes de convertirse en jefe de Estado sobre el papel de la religión en la Francia secular.