20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 8 de mayo de 2018

    Una veintena de programadoras afganas luchan contra el opio y la desigualdad en el país

    Una veintena de programadoras afganas luchan contra el opio y la desigualdad en el país
    REUTERS / MOHAMMAD SHOIB

    HERAT (AFGANISTÁN), 8 May. (Reuters/EP) -

    Más de una veintena de jóvenes programadoras afganas de la ciudad de Heart, en el oeste del país, han creado una serie de aplicaciones, páginas web y videojuegos en un intento por luchar contra el opio y la desigualdad en Afganistán.

    "Las programadoras pueden trabajar desde casa y, de esa manera, las mujeres están construyendo un nuevo camino para sí mismas y para las próximas generaciones", ha aseverado Hasib Rasa, que dirige el proyecto 'Código para Inspirar', que enseña a las jóvenes estudiantes a desarrollar y programar códigos en Herat.

    Uno de los juegos diseñados por el equipo de mujeres ha llamado la atención de los desarrolladores y los jugadores dado que muestra las consecuencias del cultivo de opio y los desafíos a los que se enfrentan las fuerzas de seguridad a la hora de hacerle frente.

    El juego 'Lucha contra el Opio' es una interpretación animada de las misiones de los soldados afganos que buscan acabar con los capos de opio y los señores de la droga para poder así ayudar a los agricultores.

    La explotación del opio en Afganistán genera un total de 1.390 millones de dólares (1.174 millones de euros), lo que equivale al 7 por ciento del PIB nacional afgano. Afganistán produce el 90 por ciento del opio que se consume en el mundo.

    Jatira Mohamadi, una de las estudiantes que ha colaborado en la programación del juego contra el opio ha indicado que quería mostrar la complejidad del problema. "Hemos ilustrado uno de los mayores problemas de nuestro país mediante un juego", ha aseverado.

    El curso está destinado exclusivamente a mujeres de entre 15 y 25 años que no pueden estudiar una carrera de cuatro años debido a la falta de fondos o a la prohibición de sus familias. "En Afganistán la posibilidad de trabajar de forma remota es una herramienta clave para la igualdad", ha manifestado Rasa.

    Para leer más