12 de noviembre de 2019
18 de febrero de 2009

Veltroni pide perdón por no haber sabido hacer del Partido Democrático una realidad

ROMA, 18 Feb. (EUROPA PRESS/G. Moreno) -

El dimisionario secretario general del Partido Democrático (PD), Walter Veltroni, pidió hoy "perdón" por no haber logrado hacer de esta nueva formación una realidad. El PD, que es el principal partido de la oposición, nació a finales de 2007 con el objetivo de renovar y unificar el centro izquierda italiano, presentándose como una verdadera alternativa a la política de Silvio Berlusconi.

Después de 16 meses liderando la formación, Veltroni presentó ayer su dimisión tras la inesperada derrota electoral que sufrió su partido en la isla de Cerdeña, donde los resultados de los comicios dieron la victoria al partido conservador de Silvio Berlusconi, el actual primer ministro de Italia.

Sin embargo, la actual crisis que atraviesa el PD hunde sus raíces en la falta de liderazgo de Veltroni y las continuas disputas y faltas de unidad interna que lo han caracterizado desde que nació.

El hasta ayer líder de la oposición explicó las razones que le llevaron a tomar esta "difícil" decisión en el marco de una rueda de prensa, en la que no faltaron los aplausos y las manifestaciones de apoyo por parte de sus seguidores.

El Partido Democrático (PD) "ha sido la esperanza, el sueño político de mi vida", admitió el líder dimisionario, para quien el PD ha representado "la realización de un sueño", ya que, desde la postguerra, Italia no había contado con un partido "verdaderamente reformista".

Sin embargo, la falta de unidad, las "divisiones" internas y el afán de "protagonismo" han obstaculizado su desarrollo a sólo 16 de meses del nacimiento del partido, en el que confluyeron las dos principales fuerzas políticas del centro izquierda, Izquierda Democratica y La Margarita.

NECESARIO SEGUIR ADELANTE

"Pensábamos que habíamos puesto en pie una fuerza política nueva y por ello, éste es un momento difícil", ya que "no lo hemos conseguido", razón por la que "pido perdón". Aun con todo, Veltroni consideró que ahora "no hay que volver atrás" sino "seguir adelante".

Según el líder dimisionario, existen las bases para que el PD siga creciendo y se convierta verdaderamente en el baluarte del reformismo. Pero para ello, es necesario "pasar de una izquierda de salón, justicialista, pesimista y sustancialmente conservadora a un centro izquierda ligado al valor de la legalidad" y "definitivamente innovador".

Además, insistió en la necesidad de que la izquierda recupere el "orgullo, la fuerza y determinación de sentir que todos sentimos las mismas ambiciones", justo lo contrario de lo que ha demostrado en los últimos diez años, en que ha cambiado "hasta siete veces" de líder, enfrentándose a un siempre perenne Berlusconi.

BERLUSCONI HA GANADO LA BATALLA

De hecho, éste ha sido uno de los motivos por los que "Berlusconi ha ganado la batalla de la hegemonía en la sociedad" y ha logrado "construir un sistema de desvalores contra el que ahora más que nunca es necesario luchar con coraje", admitió.

Precisamente por esta razón, es necesario que el PD no tire la toalla y siga adelante, porque contiene un "gigantesco tesoro" y cuenta con las condiciones para seguir. "A quienes vengan detrás de mí les pido que lo amen más y que sigan regando esta planta", suplicó.

En cuanto a su dimisión, aseguró que lo deja "con absoluta serenidad y sin dar un portazo" porque su idea de la política "es que el poder es un medio no un fin". A partir de ahora, "intentaré seguir dando una mano a este proyecto desde una posición discreta".

Finalmente, dio las gracias a las personas que más le han apoyado a lo largo de los 16 meses que ha durado su mandato, entre las que destacó al actual vicesecretario general, Dario Franceschini, que asumirá la responsabilidad del partido hasta que la asamblea general, que se reunirá este sábado, elija al sucesor de Veltroni.

Veltroni también tuvo palabras de agradecimiento para los doce millones de italianos que votaron al PD en las pasadas elecciones, así como al presidente de la República, Giorgio Napolitano, la portavoz del PD en el Senado, Anna Finocchiaro, y al de la Cámara de los Diputados, Antonello Soro.

En la lista de agradecimientos, también incluyó a algunos representantes del centro derecha, tales como el presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, el del Senado, Renato Schifani, y el subsecretario del Gobierno, Gianni Letta, por haber sabido ser "interlocutores civiles y correctísimos".