17 de octubre de 2019
9 de octubre de 2019

La violencia sexual provoca gran parte de los embarazos en adolescentes en África

World Vision alerta de que se deben "cerrar las brechas políticas" que permiten los abusos a las niñas

La violencia sexual provoca gran parte de los embarazos en adolescentes en África
Adolescente y su hijaWORLD VISION - ARCHIVO

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los niños y madres adolescentes de siete países africanos han denunciado que gran parte de los embarazos en adolescentes son producto de situaciones de violencia y abusos, frecuentemente por parte de adultos mayores, y que las tasas de matrimonio infantil y explotación sexual son muy altas, pese a que son ilegales en la mayor parte del mundo.

La ONG World Vision ha realizado un estudio en siete países africanos sobre las circunstancias de los embarazos en adolescentes. La organización ha tenido acceso a los testimonios de niñas acerca de las relaciones sexuales que mantienen, tratándose en la mayoría de casos de abusos y violaciones o de relaciones transaccionales causadas por la pobreza extrema.

Los 500 niños y madres adolescentes que participaron en el estudio declaran que la frecuencia de las violaciones, el matrimonio forzado y el trabajo sexual infantil es "espantosamente alta", según la ONG. Los propios menores son conscientes de que la pobreza provoca más riesgo para las niñas de ser víctimas de violencia sexual, ya que la situación económica las obliga a tener relaciones con hombres mayores a cambio de dinero con el que poder alimentarse o ir a la escuela.

El 74 por ciento de los niños encuestados indicaron que los adultos son los principales responsables de los embarazos de las adolescentes y las niñas.

EL IMPACTO EN LA EDUCACIÓN

Uno de los principales temores de World Vision con respecto a este tema es que la mayor parte de las niñas no regresan a la escuela tras dar a luz a sus hijos, perdiendo oportunidades de mejorar su calidad de vida. Joanna, una adolescente de Uganda, dijo en su testimonio para la investigación que ella quería seguir estudiando después de dar a luz, pero no ha sido así. "Ibra era maestro de primaria", describe Joanna, "prometió que me llevaría de nuevo a la escuela después de dar a luz", lamenta la joven.

Las madres jóvenes tienen más posibilidades de sufrir complicaciones en el embarazo, lo que pone en riesgo sus vidas, y casi siempre dejan la escuela para no volver a estudiar. "No se está haciendo lo suficiente para hacer cumplir las leyes y poner fin a las prácticas nocivas que aumentan la vulnerabilidad de las niñas", ha afirmado la asesora de Género e Inclusión de World Vision, Barbara Kalimi-Phiri.

Más de 120 millones de niñas de todo el mundo, es decir, una de cada diez, sufrirán abusos sexuales o violación antes de cumplir 20 años, según el informe de la organización. El estudio revela que en Ghana alrededor del 50 por ciento de los embarazos en adolescentes son producto de violencia sexual. Los niños encuestados contaban historias de abusos por parte de familiares, maestros, sacerdotes y amigos de la familia.

La discriminación de las madres adolescentes también es una de las preocupaciones de World Vision. El informe revela que el 70 por ciento de las niñas embarazadas en Sierra Leona que fueron encuestadas sufren aislamiento social. Muy pocos países cuentan con mecanismos para la escolarización de aquellas niñas que dejan los estudios a causa de un embarazo.

"World Vision está trabajando para poner fin a la violencia contra las niñas y niños y garantizar que todos tengan una educación segura y accesible", ha asegurado Kalimi-Phiri. Algunas de las medidas necesarias son establecer comités de protección infantil en más de 70 países y colaborar con las autoridades y luchar contra el matrimonio infantil y el tráfico sexual. La asesora de la ONG ha declarado que "se necesita más trabajo de forma urgente para cerrar las brechas políticas que permiten que persistan los abusos".

Contador

Lo más leído en Internacional