21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 7 de mayo de 2014

    Atacado con explosivos un oleoducto en el centro de Yemen

    SANÁ, 7 May. (Reuters/EP) -

       Dos explosiones en el principal oleoducto exportador de Yemen han provocado que el suministro de petróleo por esta vía quede interrumpido en el centro del país, mientras que varios individuos armados han provocado cortes en la corriente eléctrica en varias ciudades del norte del país al atacar una central, según han informado autoridades locales.

       Los ataques no han sido reivindicados por ningún grupo, aunque varias tribus y milicias vinculadas a Al Qaeda han realizado numerosos ataques contra oleoductos y líneas eléctricas desde 2011.

       Las dos explosiones, que se han producido en un intervalo de doce horas, han tenido lugar en el oleoducto en el área comprendida entre la provincia de Marib y la capital del país, Saná. El oleoducto transporta crudo desde los campos de Marib a la terminal petrolera de Ras Isa, en el centro de Yemen. Antes de que comenzasen estos ataques, esta vía de 450 kilómetros de largo transportaba cerca de 110.000 barriles diarios a Ras Isa.

       Una central eléctrica en la misma provincia ha tenido que detener su actividad tras un ataque perpetrado por varias personas armadas contra sus líneas de abastecimiento, según ha informado la agencia de noticias estatal Saba.

       Los hechos han coincidido con una ofensiva del Gobierno yemení sobre uno de los principales bastiones de los milicianos islamistas asentados en las regiones montañosas del sur del país. Además, es el tercer ataque de este tipo que se produce en menos de 48 horas.

       Las potencias internacionales han presionado a las autoridades yemeníes para que terminen con la insurgencia islamista y restablezcan el orden en el sur del país. El objetivo es poner fin a las amenazas a las exportaciones de crudo de Arabia Saudí y reducir cualquier riesgo de que el territorio yemení sirva de base para preparar ataques contra Occidente. En Yemen operan milicianos de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), una de las ramas más activas de la red terrorista internacional que lidera el egipcio Ayman al Zawahiri.

    Para leer más