6 de abril de 2020
22 de julio de 2008

Zimbabue.- Los ministros de Exteriores de la UE acuerdan endurecer las sanciones contra Zimbabue

BRUSELAS, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaron hoy endurecer las sanciones contra Zimbabue en represalia por la situación de violencia que sacudió el proceso electoral en el país africano. Asimismo, reiteraron que no aceptan la victoria del presidente Robert Mugabe en la segunda vuelta que se celebró el 27 de junio y en la que éste era el único candidato tras la retirada del líder de la oposición, Morgan Tsvangirai.

Los jefes de la diplomacia añadieron a 37 individuos cercanos al régimen y relacionados con la violencia a la lista de personas sometidas a la congelación de bienes y la prohibición de visado para entrar en la UE. Con ellos la lista suma ya a cerca de 170 personas. Además, por primera vez se sancionó a cuatro empresas ligadas al régimen (una de las cuales está relacionada con la mujer del propio Mugabe) del sector de la defensa, financiero y editorial.

Además, la UE avisó al Gobierno de Zimbabue de que seguirá endureciendo las sanciones si la situación no mejora. Los ministros decidieron seguir adelante con estas medidas pese al acuerdo preliminar alcanzado este lunes por Mugabe y Tsvangirai para negociar un possible Gobierno de coalición.

El ministro francés de Asuntos Exteriores y presidente de turno del Consejo, Bernard Kouchner, dijo que este acuerdo "es mejor que nada" y reiteró que la UE espera que Tsvangirai sea el primer ministro del nuevo Gobierno. "La UE quiere jugar un papel positivo porque nos resulta inaceptable que en ese país rico el 80% de los ciudadanos vivan bajo el umbral de la pobreza", señaló Kouchner, que resaltó que las sanciones son necesarias para forzar a Mugabe a cambiar de posición.

Por su parte, el jefe de la diplomacia británica, David Miliband, defendió también que las sanciones son necesarias "para reforzar el empuje hacia un gobierno de transición que refleje la voluntad democrática de los ciudadanos de Zimbabue tal y como se expresó en las elecciones de marzo".

A su juicio, el acuerdo entre Gobierno y oposición para negociar es un "primer paso" pero debe ir acompañado del fin de la violencia y del levantamiento del veto a las organizaciones humanitarias. Miliband insistió en que los ciudadanos de Zimbabue votaron por el cambio y dijo que la comunidad internacional debe apoyar esta voluntad de cambio.