23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 6 de abril de 2010

    El 55% de los canarios cree que la Ley del Tabaco "está bien como está" e incluso "habría que suavizarla"

    Un 17,9% de los fumadores asegura que irá con menos frecuencia a locales de hostelería si no le dejan fumar

    El 55% de los canarios cree que la Ley del Tabaco "está bien como está" e incluso "habría que suavizarla"
    EP

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El 55 por ciento de los canarios cree que la Ley del Tabaco y la Hostelería, que entró en vigor el 1 de enero de 2006, "está bien como ésta" e incluso considera que "habría que suavizarla", tal y como se desprende de la Encuesta Tolerancia y Cortesía, cuyas conclusiones fueron dadas a conocer esta mañana en la capital tinerfeña por el portavoz del Club Fumadores por la Tolerancia, Javier Blanco Urgoiti.

    El sondeo, elaborado por Clau Consultors entre 1.816 entrevistados telefónicamente --el 15% en Canarias--, ha analizado a nivel nacional los grados de tolerancia y cortesía existentes entre fumadores y no fumadores con el fin de determinar las pautas que rigen las relaciones entre ambos colectivos en la convivencia diaria.

    Así, el portavoz del Club de Fumadores por la Tolerancia apuntó que los indicadores estudiados señalan que la convivencia entre fumadores y no fumadores en Canarias se rige, como en sondeos similares en año anteriores, por "pautas de respeto y tolerancia". De hecho, explicó Blanco, "la mayoría de los canarios cree que los fumadores son cada vez más respetuosos con los no fumadores".

    Igualmente, aclaró que el 73,7 por ciento de los no fumadores canarios asegura no sentirse nada o poco molestos si se fuma en su presencia, mientras que un 40,7 por ciento de los fumadores admite que se ha sentido rechazado en algunas o en muchas ocasiones.

    La percepción de los fumadores en Canarias, según el portavoz, es que son "mucho o bastante respetuosos con las personas que no fuman, y esa cortesía se mide cuando se les pregunta a los fumadores canarios si piden permiso antes de encender un cigarrillo, a lo que un 71 por ciento contesta que siempre, un porcentaje muy alto con respecto al resto de España". Yendo más allá, un 96 por ciento de los fumadores admite que reacciona cortésmente cuando alguien le pide que no fume.

    Otra de las conclusiones que se desprende de esta Encuesta, continuó Javier Blanco, es que el 69,5 por ciento de los no fumadores asegura que nunca ha sentido rechazo por que alguien fume a su lado. En su opinión, "esto dice que las personas que no fuman ejercen una tolerancia que los fumadores sólo pueden agradecer, y por tanto, se concluye que no existe un conflicto alrededor del cigarrillo en Canarias".

    FUMAR O NO

    La Ley del Tabaco y la Hostelería, entre otras cuestiones, dispone que los propietarios de bares, restaurantes y otros locales de ocio deberán elegir si en sus establecimientos se puede fumar o no. En este sentido, el 18 por ciento de los canarios cree que en aquellos lugares donde está prohibido fumar, por ejemplo en los centros de trabajo, se debería habilitar un lugar para los fumadores, y el 85 por ciento considera que las personas que fuman deben disponer de espacios donde poder fumar.

    En aquellos lugares donde existen zonas habilitadas para fumar, como es el caso de un restaurante o un bar, el problema surge cuando nos encontramos ante un grupo de personas en el que hay fumadores y no fumadores. Ante este dilema, un 46 por ciento de los canarios que no fuman asegura que no accedería nunca a ir a la zona de fumadores en beneficio de las personas que le acompañan, mientras que un 33 por ciento de los fumadores reconoce que no iría a una zona donde no se pueda fumar en favor de sus acompañantes.

    La encuesta elaborada por Clau Consultors hace hincapié, además, en el posible endurecimiento de la actual Ley Antitabaco, tal y como ha anunciado el Ministerio de Sanidad. A este respecto, el portavoz del Club Fumadores por la Tolerancia avanzó que en el caso de seguirse adelante con la prohibición de fumar en la hostelería, un 60 por ciento de los canarios sería partidario de que se habiliten zonas para poder fumar.

    Asimismo, Javier Blanco aludió a las manifestaciones de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, quien ha comentado que al prohibir fumar en la hostelería, teniendo en cuenta la experiencia de otros países, "no sólo no habría pérdidas en los negocios, sino que incluso tendrían ganancias". Sin embargo, el portavoz advirtió que en países como Irlanda, donde fumar está totalmente prohibido, los datos económicos son "catastróficos".

    De hecho, un 17,9 por ciento de los fumadores canarios asegura que irá con menos frecuencia a aquellos locales donde no se les deje fumar. Además, el endurecimiento de la Ley del Tabaco, según Blanco, trae consigo un efecto no deseado en el ocio nocturno denominado "cigarrón", referido al ruido que se genera cuando los fumadores salen fuera de los locales a fumar. A este respecto, el 100 por ciento de los canarios que fuman asegura que fumará en la calle, el porcentaje más alto de toda España, destacó el portavoz.

    Además, el 85 por ciento de los canarios opina que existe mucha o demasiada presión sobre los fumadores y el 74 por ciento cree que la prohibición de fumar en la hostelería no es la solución del problema del tabaco.

    QUIÉN DECIDE

    El portavoz del Club Fumadores por la Tolerancia se refirió también al derecho que deben tener los trabajadores de la hostelería a si se debe o no fumar en su centro de trabajo, y en su opinión, "son ellos los que deben decidir si se quieren exponer o no al humo del tabaco y no venir a defenderles sociedades médicas que se mueven por intereses no declarados".

    A su juicio, "si el Ministerio de Sanidad cree que prohibir fumar es tan importante, debe ayudar a los empresarios a que esta medida no suponga una pérdida en su local, pero es tan defendible el derecho del empresario de la hostelería que no quiere que en su local se fume como el que sí lo quiere, y es que al final el ocio no es un derecho que tengan los ciudadanos, sino una opción", recalcó.

    Además, consideró que "si la ley actual no se está cumpliendo, lo que tiene que hacer la Administración es vigilar, inspeccionar y multar a aquellos que no están cumpliendo".