23 de mayo de 2019
  • Miércoles, 22 de Mayo
  • 25 de mayo de 2008

    El abandono de la agricultura pone en riesgo a la palmera canaria en La Gomera, según la Subdelegación del Gobierno

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El jefe de la Dependencia de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno, Felipe Miralles, aseguró a Europa Press que el "último vivero" de la palmera canaria --la isla de La Gomera-- puede estar en riesgo por el progresivo abandono de la agricultura en la isla.

    Miralles explicó que la vida de la palmera canaria esta "estrechamente ligado a la agricultura gomera". Allí, "desde tiempos inmemoriales", la 'Phoenix Canariensis' ha formado parte de los bancales donde los agricultores de la isla han ido sembrando.

    El abandono de las tierras ha llevado no sólo a la ausencia de aguas de las que también "bebía" esta especie, sino al desmoronamiento de los muros, con "la consiguiente pérdida de aguas de lluvia --que también han disminuido-- cuando caen porque no hay forma de empozar este agua, sino que corre barranco abajo", apuntó el técnico.

    Este ha recordado además, la importancia de la poda que se practicaba sobre la palmera, así como la extracción del guarapo que ha permitido conservar la especie en la mejor de sus condiciones, viéndose menos afectada por invasiones y desplazamientos como especie que en el resto de las islas.

    Miralles se mostró rotundo y alertó de la "necesidad de proteger esta isla para garantizar la vida futura de la palmera canaria", que progresivamente ha ido desapareciendo de Canarias y viéndose afectada por plagas tan dañinas como el picudo rojo "para quien nuestra palmera es un verdadero manjar". A esto hay que sumarle los incendios que también han ido mermando el número de ejemplares en la conocida como Isla Colombina.

    El jefe de 'aduanas' en materia vegetal recordó, además, que desde hace años entran en Canarias palmeras procedentes de Egipto por el interés de urbanistas y vendedores de introducir plantas ornamentales -- "con el consentimiento del Gobierno de Canarias"-- a las que no se puede controlar al 100% y eso, igual que con otros productos, genera la entrada de plagas, y en el caso de la palmera canaria que una especie como la palmera datilera -- "de aspecto muy parecido para quienes no entienden"-- le haya ido "comiendo el terreno" a la especie canaria.