15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 19 de febrero de 2014

    El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria matiza que el 80% de los vehículos de la Policía Local están en servicio

    LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha puntualizado este miércoles que el 80 por ciento de los 205 vehículos (100 coches y 105 motos) del parque móvil de la Policía Local están en servicio.

    En concreto, 167 vehículos están operativos, matizando de esta forma que los vehículos que se encuentran en reparación son 25 motos y 13 coches, cifra aseguró "muy parecida" a otros ejercicios, según informó el Ayuntamiento en nota de prensa.

    En este sentido, apuntó que en 2013 se repararon 30 vehículos por un importe de casi 70.000 euros, mientras que entre 2011 y 2012 se habían adquirido 24 nuevas unidades.

    En cuanto a la operatividad de las unidades en los últimos 15 días, la Concejalía de Seguridad puntualizó que durante las jornadas que más coches se han necesitado para el servicio había disponibles un total de 87, de los que 35 salieron a la calle, mientras que los otros 52 quedaron "en perfecto estado como retén".

    Así, en la jornada de mayor demanda de motos se ha contado con un total de 62 unidades operativas. Añadió que ese sobredimensionamiento del parque móvil "se hace necesario porque en fechas concretas, como los Carnavales, se requiere un número de coches y motos superior al de un turno normal".

    Respecto a los vehículos adquiridos entre 2011 y 2012, en octubre de 2011 se incorporaron, en régimen de renting, 20 nuevos vehículos patrullas, aportando "mayor eficacia" en el desempeño de las funciones de seguridad ciudadana y regulación del tráfico; mientras que en abril de 2012 se sumaron otros cuatro vehículos patrullas a la Unidad Especial de la Policía Local.

    La Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento incide en que el parque móvil de la Policía Local "está correctamente dimensionado y no presenta un nivel de averías anormal", por lo que los agentes pueden desempeñar sus funciones "ajustándose a las exigencias que requiere la ciudad en materia de seguridad".