27 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

Boluda sugiere al Parlamento que fomente la inversión privada en la construcción de puertos para aprovechar la expansión

SANTA CRUZ DE TEENRIFE, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Boluda sugirió al Parlamento regional la creación de mecanismos que posibiliten la inversión privada en la construcción de puertos en todas las islas a fin de aprovechar la expansión comercial de África y China. "La oportunidad para Canarias se presenta ahora y la perderá para siempre si la deja pasar", dijo en alusión a los recientes anuncios de inversión en Canarias con ocasión del desarrollo de África. El delegado comercial para la provincia de Las Palmas de esa empresa, Julio González, compareció hoy ante la Subcomisión de Transportes de la Cámara regional para trasmitir las valoraciones del Grupo Boluda sobre el proyecto de esa ley.

En su intervención, González aprovechó para criticar "las restricciones a la inversión" en puertos que impone la Ley de Puertos. "Cualquiera naviera, como Boluda, podría estudiar la construcción de puertos en la región si existiera la posibilidad de gestionarlos durante un tiempo que asegure la recuperación de la inversión pero la Ley de Puertos impide planificar ese tipo de actuaciones con más de 10 años de antelación y, además, reserva esas actuaciones para la Administración, por lo que excluye la inversión privada".

El representante de la empresa señaló que para poder aprovechar el crecimiento económico de África, "y el del gigante chino, que cada día es mayor", Canarias debe disponer de un mayor número de terminales portuarios para gestionar las mercancías. "No se trata tanto de ampliar los que ya existen, sino de crear otros porque la competencia es sana y cuando China y África demanden más espacio para el tráfico de carga, Canarias descubrirá que está colapsada". González afirmó que el sector "ahora mismo, confronta en esencia los mismos problemas que tenía hace 10 años, lo que incluye la falta de inversiones en puertos. Ni siquiera hay proyectos de inversiones de ese tipo para el futuro", lamentó.

González también destacó que los cambios socio-económicos experimentados durante la última década en Canarias han provocado cambios que demandan un giro en el servicio marítimo del archipiélago. "Los ciudadanos canarios ahora demandan que los productos perecederos tengan la misma calidad y frescura aquí que en la península, y eso sólo se puede conseguir introduciendo las modificaciones legales necesarias que garanticen la rapidez y la regularidad de los servicios navieros".

El directivo de la empresa explicó que ambos objetivos requieren la realización de "grandes" inversiones que introduzcan barcos "rápidos" en las rutas que conectan a Canarias con el exterior, así como el incremento de las frecuencias de esos trayectos. "Boluda tiene ahora mismo seis rutas semanales que unen a las islas con la península, y otra que enlaza con Italia". Añadió que "desde hace cuatro años, también operamos la ruta entre Las Palmas y Agadir, y desde 2005 contamos con el trayecto a Mauritania. Canarias acaba de descubrir África y estamos exportando ya cerca de 400 contenedores de mercancías a ese país en cada viaje".

El Grupo Boluda también observó que el proyecto de la futura ley de Ordenación Marítima "debería servir para disminuir la excesiva burocratización" en el tráfico de mercancías en el archipiélago. "La Unión Europea ha diseñado un mecanismo de transporte multimodal que permite que con un solo documento, un mismo bulto de mercancía pueda ir de un punto a otro de Europa empleando aviones, trenes o barcos sin necesidad de más trámites. En el archipiélago eso es imposible", indicó. González señaló que las administraciones locales, además de la autonómica, exigen una "excesiva" formalización de trámites que "terminan por crear no una doble insularidad, sino triple en algunos casos de las islas adyacentes".

A ese aspecto se suma el hecho de que la ley del sector obliga a los puertos a autofinanciarse. "Los puertos crean tarifas para obtener recursos que también repercuten más en el caso de las islas no capitalinas, pues una misma carga trasportada entre dos puntos del archipiélago origina más gastos que si lleva de un extremo a otro de la península". La solución es "la eliminación de esos impuestos para el tráfico interinsular", manifestó.

Otro asunto que comentó el representante de la naviera ante la subcomisión de Transportes fue el funcionamiento del Punto de Información Fronterizo (PIF). Se trata de un mecanismo de control que trata de garantizar que a las islas ingresen los alimentos que declaran los importadores. "El PIF debe revisar que la carga declarada se corresponda verdaderamente con el contenido de los contenedores, además de verificar que los alimentos lleguen en buen estado". El problema es, según explicó, que "ese mecanismo sólo debería revisar el 20 por ciento de los alimentos provenientes de Europa pero está alcanzando cuotas cercanas al 90 por ciento, con el retraso y encarecimiento que comporta ese modo de operar". El PIF sólo dispone de centros en Tenerife, Gran Canaria y La Palma, "por lo que la mercancías que van a Lanzarote y Fuerteventura deben perder un día, al menos, en trámites en Gran Canaria".

Además, González señaló la necesidad de activar la 'sumaria', un documento que detalla la carga que lleva el barco y que los transportistas emplean para agilizar los trámites de descarga. "Boluda propone su utilización desde que el barco esté bajo las órdenes del práctico del puerto, en vez de esperar a que atraque, como ordena actualmente la Ley de Puertos". González indicó que "ahora, los trámites impuestos por esa ley demoran las operaciones de descarga en una hora o más, lo que puede traducirse en un día o más de atrasos para el cliente". .