23 de abril de 2019
10 de septiembre de 2008

CANARIAS.- Bruselas recortará hoy las previsiones de crecimiento para la UE y para España en 2008

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea recortará hoy sus previsiones de crecimiento para la UE y para España en 2008 como consecuencia del impacto de las turbulencias financieras y el incremento de los precios del petróleo y de los alimentos. A estos factores se suma en el caso español la crisis en el sector de la construcción. En sus últimas previsiones de abril, el Ejecutivo comunitario pronosticó para 2008 un crecimiento del 1,7% del producto interior bruto (PIB) para la eurozona, un 2% para el conjunto de la UE y un 2,2% para España.

Sin embargo, el rápido empeoramiento del clima económico ha dejado estas previsiones muy desfasadas. El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, recordó el martes pasado que la economía de la eurozona se contrajo un 0,2% durante el segundo trimestre del año y destacó que las últimas estimaciones de crecimiento publicadas por la OCDE y el Banco Central Europeo (BCE) "no son muy buenas". Las previsiones de la Comisión "no enviarán desafortunadamente un mensaje diferente", dijo Almunia durante un discurso pronunciado en Frankfurt cuyo contenido fue difundido en Bruselas.

La OCDE rebajó a principios de mes la previsión para la eurozona en 2008 del 1,7% al 1,3%. Por su parte, el BCE situó las posibilidades de crecimiento de la economía de los países que comparten la moneda única entre el 1,1% y el 1,7%.

En el caso de España, el propio Gobierno ya recortó a finales de julio su previsión de crecimiento para los años 2008 y 2009 y la situó muy por debajo de las estimaciones de abril de Bruselas, en el 1,6% y el 1%, respectivamente. Durante el segundo trimestre del año, la economía española creció sólo un 0,1%.

En su discurso en Frankfurt, Almunia admitió que la economía de la UE atraviesa aguas "turbulentas" y que la situación es "anormalmente incierta". "La confianza ha caído en picado y existe la posibilidad de que el deterioro del entorno económico retroalimente de manera negativa sobre el sector financiero, prolongando las dificultades experimentadas hasta ahora. Aunque el mercado de trabajo ha resistido bien hasta ahora, la situación podría cambiar", alertó el comisario de Asuntos Económicos.

A su juicio, las esperanzas de que lo peor de las turbulencias hubiera pasado antes del verano "han demostrado ser infundadas". Además, la crisis ha golpeado especialmente a los Estados miembros "que estaban disfrutando de un 'boom' en la vivienda el año pasado".