18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 21 de febrero de 2010

    La capilla de San Pedro Arriba de Güímar (Tenerife) reabre hoy tras un año de rehabilitación

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Hoy tendrá lugar en el barrio guitarreo de San Pedro Arriba, la esperada reapertura de su capilla, cerrada desde enero de 2009, se mostrará ese día totalmente restaurado tras casi un año de trabajo del equipo de restauradores de Elisa Campos y Pedro Torres, que han devuelto el esplendor original de sus pinturas murales.

    El acto consistirá en el traslado de la imagen de San Pedro El Chiquito, desde la parroquia matriz de San Pedro hasta la Capilla de San Pedro Arriba, que abrirá sus puertas mostrando por primera vez el aspecto de sus murales. Precisamente ahora y durante el trabajo de los restauradores Campos y Torres, se ha puesto de manifiesto la autoría de los mismos, que fueron ejecutados por el pintor madrileño Ubaldo Bordanova Moreno a finales del siglo XIX y cuya firma fue descubierta en los trabajos ahora finalizados, entretejida con unas guirnaldas de flores.

    En dichos murales se representan las virtudes teologales: la Fé, la Esperanza y la Caridad junto con las armas de San Pedro y de la Pasión de Cristo.

    Por su parte, vecinos de San Pedro Arriba harán un homenaje a la familia Miranda, sacristanes y camareros durante más de un siglo de la Capilla y cuya última representante, María Miranda Rodríguez, falleció durante la realización de estas obras de restauración.

    Dicha restauración ha sido sufragada por la consejera de Cultura del Cabildo de Tenerife. El edificio, que desde el 21 de febrero de 2006 cuenta con la categoría de Bien de Interés Cultural, fue construido en el año 1794 y desde ese momento cumple con la función de ser el centro de las celebraciones de San Pedro en los años pares.

    Entre sus bienes muebles destacan un cuadro de la Cátedra de San Pedro, la imagen de San Pedro El Chiquito (réplica del patrón del municipio realizado por Ezequiel de León en 1956) y dos esculturas que participan en la Semana Santa güimarera y que cuentan con una grandísima devoción en Güímar: el Cristo Atado a la Columna (Miguel Espuig, Valencia 1960) y la Virgen de las Aguas (Francisco Romero Zafra, Córdoba, 2006).

    Se da la circunstancia de que la restauración que ahora finaliza, es también el broche de una larga serie de restauraciones, la techumbre, el retablo, las puertas, el "alpende", los pisos de piedra, etcétera, acometidas en gran medida por los vecinos de San Pedro Arriba, que destacan en el contexto local por su activismo y unión en cuanto a la conservación de su patrimonio, de manera que puede decirse que la Capilla de San Pedro Arriba es ahora mismo, el primer edificio del municipio que puede considerarse totalmente restaurado, tanto en cuanto a sus bienes muebles como a la propia edificación.