22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 9 de julio de 2008

    El CCN considera "insuficiente" la congelación de los sueldos de altos cargos y pide la descentralización a los cabildos

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Centro Canario Nacionalista (CCN) ha considerado este miércoles que la medida anunciada por el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, de congelar el sueldo a los altos cargos, personal de confianza y directivos de las empresas públicas del Ejecutivo autónomo es "insuficiente y meramente cosmética".

    El portavoz ejecutivo del CCN, Benito Codina, estimó en un comunicado que el problema "no radica en los incrementos salariales de estos altos cargos, sino en los casi 16 millones de euros que suponen anualmente, además de la generación de una estructura administrativa elefantiásica y totalmente desajustada a las necesidades de Canarias y a la realidad administrativa en las islas".

    Codina afirmó que si no se aprovecha la oportunidad para reducir el peso del Gobierno autónomo y convertir en una realidad la plena descentralización administrativa a los cabildos insulares, "no sirven de nada otras medidas transitorias". "No tiene sentido que con la existencia de gobiernos de las islas, que además son órganos de la propia Comunidad Autónoma, se dupliquen sus funciones. Un gobierno de Canarias con diez consejerías más el Comisionado de Acción Exterior, que es otra consejería encubierta, no tiene sentido en pleno siglo XXI", aseguró.

    El portavoz centrista consideró además que el Ejecutivo debería "reducirse a la mitad, quedándose únicamente con aquellas áreas que requieren una actuación coordinada y global sobre el conjunto de las islas, tales como la económica, sanitaria y educativa, pero transfiriendo completamente las de índole de ordenación territorial, de servicios sociales e inclusive de empleo".

    El CCN cree que con la negativa a la cesión plena de competencias y recursos humanos a los cabildos se está dificultando a su vez la tercera descentralización en Canarias, "o sea, el proceso de transferencia de competencias desde los gobiernos insulares a los ayuntamientos, que cada día sufren una mayor asfixia económica por tener que prestar servicios al ciudadano por los que no reciben compensaciones económicas".

    "Además, con este proceso descentralizador de la que Canarias fue pionera y que no debería abandonar, se conseguiría una mayor eficiencia administrativa al acercar los recursos a los ciudadanos y adecuar con ello su prestación a sus necesidades", concluyó Codina.