3 de junio de 2020
30 de marzo de 2020

Escuelas infantiles se sienten "ninguneadas" por Educación: "Estamos aguantando el palo y nadie nos dice nada"

Escuelas infantiles se sienten "ninguneadas" por Educación: "Estamos aguantando el palo y nadie nos dice nada"
Escuela infantil - EUROPAPRESS

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Acinte (Asociación de Centros Infantiles de Tenerife), Marina Amador, ha dicho este lunes que las escuelas de cero a tres años se sienten "ninguneadas" por la Consejería de Educación y "muy molestas" por que se diga desde las asociaciones de consumidores "que no se pague" por los servicios.

"Que no nos comparen con un gimnasio que aún así creo que con ellos hay que ser solidarios y pagar", señala a Europa Press ya que se deben mantener unos gastos mínimos para que la actividad se pueda volver a desarrollar con normalidad cuando se levante el estado de alarma aunque "es una lotería predecir la vuelta".

Amador asume que "se van a quedar muchos alumnos por el camino" porque muchos padres y madres van a perder empleos y empezarán los cuidados desde casa pero reivindica que las escuelas infantiles serán "muy importantes" cuando vuelva la actividad. "¿Dónde van a dejar a los niños?", se pregunta.

En esa línea, reconoce que "el panorama está feo" y los centros "se consuelan" entre ellos pues esta crisis económica, si dura mucho, será mayor que la de hace una década porque en esa época "se podía trabajar" y ahora hay una paralización total de la actividad.

"Estamos aguantando el palo y nadie nos dice nada", señala, criticando el abandono de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias que ni siquiera les envió una carta comunicando el cierre, solo un teléfono de contacto de la inspectora de zona. "Estamos en la Consejería a las duras y a las maduras", señala.

Amador se muestra crítica con el papel de las asociaciones de consumidores y lamenta --aunque algunos centros tengan contratos anuales con las familias-- que el sector quede "en manos de la buena voluntad y la conciencia". "Si los padres no quieren pagar, ¿vamos y les ponemos una pistola en el pecho?", se pregunta.

"MANTENER LAS EMPRESAS VIVAS"

Así, reclama un trato similar al de los colegios concertados y privados donde se están alcanzando acuerdos para que los padres abonen alguna cantidad por los servicios --lo más extendido es el 50 por ciento-- pues el objetivo es "mantener las empresas vivas" cuando pase la crisis sanitaria.

Reconoce que prácticamente todos las escuelas infantiles han tenido que presentar un ERTE pese a que algunas puedan "tener un colchoncito" y pone como ejemplo su propia situación, con un "agujero" de 8.000 euros este mes en su escuela de Santa Cruz de Tenerife.

"Estamos muy quemadas", admite, remarcando que al menos "los bancos se portan un poco" si bien tampoco se pueden "arriesgar" a solicitar créditos muy altos porque no se sabe cuándo se recuperará la actividad y en qué condiciones.

Para leer más