23 de octubre de 2019
9 de diciembre de 2009

Federación de Apoyo al Sáhara acusa a los gobiernos de España y Marruecos de "matar lentamente" a Haidar

Ramírez teme por la vida de la activista saharaui

ARRECIFE (LANZAROTE), 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara de España, Carmelo Ramírez, acusó hoy a los gobiernos de España y de Marruecos, a la comunidad internacional y a la Unión Europea de "matar lentamente" a la activista saharaui Aminetu Haidar, cuyo estado de salud "ha empeorado" tras 24 días en huelga de hambre en el aeropuerto de Arrecife, en Lanzarote.

"Ella no quiere morir, lo único que quiere es vivir, regresar a su casa y reunirse con sus hijos", afirmó a Europa Press el también consejero de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria, de Nueva Canarias.

En este sentido, explicó que la salud de Haidar "ha empeorado bastante" y, "aunque tiene toda la conciencia, su estado de salud es fatal". "Lleva cuatro días recluida en un habitáculo que es una especie de almacén para los chóferes de las guaguas de seis metros cuadrados". "Esa habitación no está ventilada y no tiene luz, es un cuartucho y lleva cuatro días sin poder salir porque no tiene fuerzas para poder salir fuera e ir a la Terminal 1 del aeropuerto, donde normalmente recibía visitas", agrega.

TEMEN POR SU VIDA

Hizo especial hincapié en que las personas que atienden y apoyan a la defensora de los derechos humanos temen por su vida ya que "el tiempo se acorta más". "Hay una situación de verdadera preocupación por su vida", indicó Ramírez, que espera que "todas las gestiones que se están haciendo por parte del Gobierno de España puedan fructificar en una solución inmediata".

Recordó que la activista se ha negado desde hace varios días a recibir asistencia sanitaria, al tiempo que culpó a los gobiernos de España y Marruecos, la Unión Europa y la comunidad internacional de "empujarla hacia la muerte". En su opinión, "es intolerable que la comunidad internacional permanezca impasible y no obligue a Marruecos a que permita el regreso de Haidar a su casa".

Asimismo, Ramírez acusó al Gobierno de España de "presionar sólo a Haidar" y "arrodillarse" ante el Gobierno marroquí, que insistió en que "está violando los derechos humanos con la connivencia de la comunidad internacional y el Gobierno español".