23 de marzo de 2019
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 2 de febrero de 2008

    El Gobierno canario delimita el entorno de protección de la Ermita de Nuestra Señora de Bonanza en La Palma

    LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Gobierno de Canarias ha aprobado la delimitación del entorno de protección a favor del Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, de la Ermita de Nuestra Señora de Bonanza, en El Paso, en la Isla de La Palma. La iniciativa, adoptada por el Consejo de Gobierno, otorga la máxima protección a la zona periférica, exterior y continua al inmueble, cuya delimitación se realiza a fin de prevenir, evitar o reducir un impacto negativo de obras, actividades o usos que repercutan en el bien, a fin de proteger sus valores históricos.

    Para la delimitación de su entorno de protección, que abarca una superficie de 16.618 metros cuadrados, se han observado criterios históricos espaciales y ambientales. El objetivo es crear un ámbito de protección suficiente para garantizar la preservación de la imagen histórica de la ermita y su ubicación en relación con las edificaciones próximas. Dentro de este ámbito concurren valores diversos. De una parte, los religiosos, representados por la Parroquia de Nuestra Señora de la Bonanza, de otra, el ocio y esparcimiento en la plaza pública y paseo que rodean la parroquia, y también la arquitectura doméstica representada por los diferentes inmuebles de la arquitectura tradicional canaria de los siglos XVIII y XIX, entre los que destaca la vivienda unifamiliar que mandó construir el alférez Salvador Fernández por sus balcones y trabajo de carpintería.

    La Ermita de Nuestra Señora de Bonanza, que fue declarada BIC con categoría de Monumento Histórico Artístico en 1986, se comenzó a construir en 1691 por el citado alférez. En principio fue anexa a la parroquia de Los Llanos, si bien fue erigida iglesia parroquial a petición de los vecinos en 1860. El edificio presenta muros de carga de mampostería de piedra natural y barro, revestido con mortero de cal, con un interesante trabajo de esgrafiado, resultado de una reciente restauración, que cubren totalmente las paredes exteriores y que le confieren un carácter personal y poco usual.

    Su cubierta es tradicional a dos aguas. La puerta de entrada tiene arco de medio punto, en cantería de piedra basáltica y sobre ésta un balcón con balaustrada tallada en madera de tea pintada. El pavimento de piedra gris está considerado como uno de los mejores de la Isla. Entre los bienes muebles destacan las columnas salomónicas barrocas, la imagen de Nuestra Señora de la Bonanza, un candelero tallado en madera y un cristo crucificado realizado en Alemania en 1835 por el matero Schwade.