30 de marzo de 2020
22 de noviembre de 2014

Nacen cinco crías de lisneja en cautividad en Fuerteventura

Nacen cinco crías de lisneja en cautividad en Fuerteventura
CEDIDA

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio científico realizado por un grupo de biólogos en Fuerteventura ha podido demostrar la viabilidad de la reproducción en cautividad de la lisneja (Chalcides simonyi), gracias al nacimiento de cinco crías de este réptil endémico de la familia de las 'lisas'.

   Este proyecto se ha llevado a cabo por la Asociación para el Desarrollo Sostenible y la Conservación de la Biodiversidad, organización sin ánimo de lucro que ha coordinado el desarrollo del trabajo y de campo y la monitorización de la especie en cautividad.

   El estudio comenzó en el año 2012, localizando las áreas geográficas de distribución de los ejemplares y realizando los trampeos y capturas de una muestra de la población a lo largo de toda la isla. Entre octubre de 2012 y mayo de 2013 se capturaron 16 ejemplares en distintas localizaciones, como Betancuria, Agua de Bueyes, La Oliva y Triquivijate.

   En la Estación Biológica de La Oliva se habilitaron una serie de terrarios de 31,2 metros cuadrados, garantizando que las condiciones ambientales fuesen lo más similar al medio natural de esta especie. De igual manera, se reprodujeron diferentes tipos de insectos para que les sirvieran de alimento.

   La cría en cautividad de la lisneja tuvo lugar en una ocasión, fruto del emparejamiento entre un macho procedente de Triquivijate (Antigua) y una hembra capturada en Betancuria. El alumbramiento dio como resultado una camada de cinco crías, de las que finalmente sobrevivieron dos, que fueron liberadas en la misma zona donde fue capturada su madre.

   En cada habitáculo de los terrarios exteriores se distribuyeron los ejemplares de lisneja en una proporción de un macho por cada tres o cuatro hembras, distribuyendo y rotando a los machos en los distintos espacios que acogen a las hembras para favorecer las posibilidades de reproducción.

   La gestación de esta especie dura seis meses, tras lo cual la hembra pare entre 4 y 5 crías en un espacio de dos horas, las cuales al nacer pesan una media de 1,6 gramos y tienen un tamaño medio de 48,1 milímetros.

   En total se mantuvieron en cautividad 15 ejemplares capturados durante los trabajos de campo: 5 hembras, 6 machos y 4 juveniles.

SUPERADO LAS EXPECTATIVAS

   Aunque el objetivo de este proyecto era realizar una aproximación a la situación de la especie en estado silvestre y acometer una campaña de trampeo y captura que permitiera evaluar su respuesta a una situación de cautividad, los resultados "han superado todas las expectativas iniciales", valoró la consejera insular de Medio Ambiente, Natalia Évora.

   Una vez confirmada esta posibilidad, agregó, "tenemos la tranquilidad de que en cualquier momento y en casod e que la situación lo requiera, será posible iniciar junto al Gobierno de Canarias un plan de conservación más amplio que permita asegurar la supervivencia de esta especie catalogada como vulnerable mediante acciones de reproducción y repoblación".

   Una de las principales circunstancias que ha influido en la realización de este proyecto ha sido la escasa documentación y estudios científicos existentes hasta este momento. "La lisneja es un compañero muy conocido de las gentes del campo de Fuerteventura y Lanzarote, pero existía un vacío de conocimiento en torno a ella", comentó la consejera.

   Tras llevarse a cabo este programa de evaluación y aproximación a la cría en cautividad, el equipo científico responsable del mismo concluyó que esta especie "puede mantenerse fácilmente en cautividad, en condiciones similares a otras especies de su mismo género".