1 de noviembre de 2020
18 de diciembre de 2009

La nueva Vía Litoral de Santa Cruz permitirá un espacio libre de vehículos y más zonas ajardinadas en Avenida Marítima

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El paseo peatonal y los jardines de la Avenida Marítima de Santa Cruz de Tenerife, ubicados frente al Cabildo Insular y por el lado del mar, se verán afectados por las obras del proyecto Vía Litoral, una actuación que costará unos 40 millones de euros y que se llevará a cabo en la zona que discurre desde el Barranco de Santos, continúa por la Avenida Marítima, vía exterior de la plaza de España y Avenida Francisco La Roche, y que comenzará a afectar al tráfico en los primeros meses de 2010, según informó el Gobierno canario.

La construcción del túnel desde el inicio de la Avenida Francisco La Roche hasta el edificio principal del Cabildo de Tenerife, objeto principal de esta actuación, transcurrirá bajo el paseo, por lo que es posible que se afecte a alguno de los árboles plantados en la zona. Aún así, prácticamente no se tocarán los ejemplares de los grandes laureles de indias de la Avenida Francisco La Roche.

Los árboles, palmeras y arbustos que se encuentran en esos jardines y que se vean afectados por los trabajos se trasplantarán a emplazamientos provisionales en las inmediaciones de la obra hasta su colocación en el lugar definitivo, ya que se aprovecharán para los futuros espacios verdes de la zona. La operación de trasplante es muy frecuente en obras como las que se van a iniciar, de remodelación urbana, y se ha realizado de forma sistemática las recientes obras de la Plaza de España.

En este sentido, y tras la construcción, el nuevo túnel urbano permitirá soterrar el intenso tráfico que recorre ese núcleo, y quedará por lo tanto un amplio espacio libre de automóviles y convertido en una nueva zona verde, donde habrá muchas más áreas ajardinadas que las actuales.

LOS LAURELES DE INDIAS

Este espacio verde y peatonal dejará a disposición de los peatones la zona comprendida entre la Plaza de La Candelaria y el mar, pues está previsto soterrar también, a la altura de la Plaza de España, la vía que canaliza el tráfico interior del puerto. En primer lugar que los laureles de indias son ejemplares muy resistentes que soportan muy bien los traslados. Para llevar a cabo los trasplantes se aplicarán las medidas de protección, que son la poda aérea para evitar daños estructurales; se vallará la zona alrededor de cada árbol; la protección del tronco y ramas principales se realizará mediante entablillado de listones de madera en las zonas de tránsito de los vehículos de la obra; se asegurará la disponibilidad continua de agua; se aireará el suelo más próximo de forma regular, para evitar el apelmazamiento del mismo; y habrá un seguimiento continuo en el transcurso de las obras, tales como abonados, podas y tratamientos fitosanitarios.

Los trasplantes se llevarán a cabo según la aplicación de la norma vigente, la denominada Normas Tecnológicas de Jardinería y Paisajismo (NTJ). Además, para los ejemplares de palmáceas del género Phoenix (palmera canaria) y Washingtonias (palmera vestida) se aplicará la Normativa Palmáceas Comunidad Autónoma de Canarias. De este modo, se asegurará el éxito del trasplante y la conservación de los árboles.

En el caso de los grandes ejemplares serán extraídos con grúas de gran tonelaje y serán alzados básicamente por el cepellón. No se extraerá el ejemplar estirando sólo desde los puntos cercanos al tronco.

Para el transporte, se pedirán los correspondientes permisos especiales y posteriormente se colocarán en posición casi horizontal en el vehículo. Se reducirán al mínimo posible las proyecciones fuera del vehículo y se sujetará para evitar desplazamientos, heridas o roturas. También se colocarán telas de protección, con lo que se minimizará la transpiración excesiva y protegerá la base del cepellón y tronco frente a los golpes. El hoyo de plantación deberá ser de 80 centímetros mayor que el cepellón.

Antes de descargar o mover el ejemplar, se comprobarán las dimensiones del cepellón en relación al hoyo de plantación y si es necesario se ajustará el tamaño y forma del hoyo de plantación. Se dará así forma a la base del hoyo de plantación para facilitar la colocación y la orientación del ejemplar, la cual coincidirá con la que tenía originalmente.

El ejemplar se colocará en el hoyo de plantación en posición vertical. Una vez colocado, la superficie del cepellón no quedará ni por debajo ni por encima del suelo circundante. Se sacarán las protecciones del cepellón y posteriormente se procederá al relleno del hoyo por capas con una compactación ligera, suficiente para asegurar que no queden bolsas de aire. Luego, se conformará una poza de riego con un caballón de 30-40 centímetros de altura y 50 centímetros más ancha que el hoyo de plantación.

Finalmente, el ejemplar se regará de forma abundante para asegurar que se empape el cepellón entero y que salgan rápidamente las bolsas de aire. Cuando finalicen las obras, se seguirá el mismo procedimiento y se cumplirán las mismas normas de seguridad para devolver a los árboles a su lugar definitivo.