29 de marzo de 2020
20 de diciembre de 2008

El retablo neogótico de la Fonda Medina de Güímar (Tenerife) vuelve mañana a su sitio tras su restauración

Después de varios años desmontado en almacenes municipales, la concejal de Educación y Cultura promovió su recuperación

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El retablo neogótico de la Fonda Medina --actual sede de la Concejalía de Juventud de Güímar (Tenerife)-- vuelve a su lugar de origen tras haber sido restaurado en La Laguna por los hermanos ebanistas Isidoro y Felipe Pérez García, con un coste de 2.700 euros.

Este domingo, y dentro de los actos navideños del municipio será presentada la restauración según ha informado a Europa Press el área de Cultura del Ayuntamiento sureño.

Después de seis años, en unos almacenes municipales, la concejala de Cultura y Educación, María Candelaria González Morales, propuso la recuperación de este singular oratorio para colocarlo en la vieja fonda.

Los ebanistas procedieron entonces a la limpieza del retablo, la recuperación y reintegración de piezas, con maderas nuevas en donde se habían perdido detalles, así como la restauración de maderas y adornos, según aclararon desde el consistorio.

El retablo, que perteneció en sus orígenes a la familia Gabarda en La Laguna, fue regalada por miembros de la misma al sacerdote y canónigo de la Catedral de Nuestra Señora de Los Remedios, Hipólito Jorge Dorta.

Nacido en Güímar, Jorge trasladó la pieza a su casa familiar, en la calle de El Agua, en el casco de la villa, "donde debió estar aproximadamente unos veinte años en el oratorio particular de esta familia en la que existen tres hermanos sacerdotes y sobrinos del recordado Obispo Pérez Cáceres" apuntaron desde la corporación.

Pasado este tiempo, el canónigo donó el pequeño retablo al Ayuntamiento que decidió colocarlo en la antigua Fonda Medina. Sin embargo, el alto número de traslados y el ataque de los xilófagos habían provocado un alto grado de deterioro en la pieza, que se desmontó y almacenó durante seis años en el Parque de Obras y Servicios del Ayuntamiento.

En la operación se aprovechó también la operación para identificar piezas que se habían ido añadiendo al retablo con origen en otros muebles de manera que ahora se muestra en su estado original.