4 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Sucesos.- La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife desarticula un punto de venta de drogas en un bar de la capital

Los agentes encontraron 50 gramos de cocaína, 5.750 euros en metálico, un cheque por 5.000 euros, joyas y marihuana

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife desmantelaron un punto de venta de drogas en un céntrico local de ocio nocturno en la calle General Serrano de la capital tinerfeña el pasado, deteniendo incluso al propietario del local, F.L.P. de 44 años de edad, tras encontrar 50 gramos de cocaína, así como un cheque de 5.000 euros y 5.750 euros en metálico entre otros elementos, según un comunicado del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Esta actuación se produjo tras recibirse una llamada en la Sala de Radio Control de la Policía Local en la que un vecino denunciaba que por fuera del bar había un coche haciendo sonar el claxón de manera constante. Al llegar los policías no detectan ese vehículo y deciden entrar en el local percatándose que junto a la barra hay una zona habilitada para el consumo de cocaína, que incluso tiene una pequeña cortina. Además, en ese instante dos personas sales de ese espacio con síntomas evidentes de haber consumido esa sustancia estupefaciente.

Ante este panorama los agentes ordenan para la música del local y proceder a la identificación de la docena de personas que se encuentran en su interior. En ese momento el propietario del local, que luego fue detenido, trató de deshacerse de un estuche de gafas en cuyo interior se descubrieron tres bolsitas con cocaína. Los policías solicitaron refuerzos y la presencia de la Unidad Canina de la Unipol y procedieron a un registro mucho más minucioso del local señalando los puntos donde estaba la droga.

Una vez que se procedió a la detención del propietario se desalojó el local y después fue precintado por la Policía Local para que la autoridad judicial determine los pasos a seguir. El detenido fue trasladado hasta un centro de salud y posteriormente a las dependencias policiales, donde se tramitaron las diligencias habituales en estos casos, quedando el individuo a disposición judicial.