20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    Sucesos.- Presunto violador de Gran Canaria confesó en una carta antes de morir que no secuestró a la menor Sara Morales

    LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Miguel Ángel M.R. --acusado como presunto violador en serie del furgón blanco en Gran Canaria y que estaba imputado por 22 presuntos delitos-- que falleció el jueves ahorcado en las duchas del patio de la cárcel de Salto del Negro, confesó en una carta que él no había secuestrado a la menor Sara Morales, quien desapareció el 30 de julio de 2006 tras salir de su casa en Las Palmas de Gran Canaria para una cita a la que no llegó.

    El supuesto violador de la isla entregó una carta a sus hermanos un mes antes de suicidarse y que iba dirigida a la madre de Sara Morales, Nieves Hernández, en la que se exculpa de lo que pueda haberle ocurrido a la joven, según publican hoy periódicos regionales y confirmó a Europa Press el abogado de Miguel Ángel M.R., Cristóbal Díaz.

    El letrado aseguró que los familiares de su cliente entregarán la misiva a la madre de Sara Morales cuando finalice el duelo y señaló que en ella se anima a continuar la búsqueda de la niña.

    La muerte del presunto violador en serie de Gran Canaria, de 47 años, con hijos y nietos y natural de Las Palmas de Gran Canaria, precipita el fin del proceso penal en su contra, según explicaron a Europa Press varios letrados, aunque no se cierra la pesquisa policial en torno a los presuntos hechos delictivos por los que estaba imputado.

    Fuentes de la Policía, por su parte, explicaron a Europa Press que la investigación policial continuará independientemente del fallecimiento del presunto violador con el único objetivo de esclarecer su vinculación con los delitos que se le imputan. De hecho, los agentes, que actúan con discreción, siguen con las pesquisas en torno a las presuntas violaciones.

    El Instituto Médico Forense se encarga de cotejar muestras de su ADN con la de un centenar de casos de supuestas violaciones sin clarificar.

    EN HORA DE PATIO

    El fallecido apareció en las duchas del patio de la cárcel en la hora en la que los internos están fuera de las celdas, según indicaron a Europa Press fuentes de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior.

    A las 12.00, el supuesto violador bajó al patio acompañado por otros tres internos y a las 15.00 horas, uno de éstos de lo encontró colgado y avisó al funcionario más cercano, al médico del centro, que comprobó que el reo no tenía signos vitales, y al Juzgado de Guardia, el de Instrucción número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, que dirige Juan Carlos Velasco, explicaron fuentes de Instituciones Penitenciarias y fuentes judiciales.

    Dicho juez, se dirigió a Salto del Negro acompañado de una forense para proceder al levantamiento del cadáver para ser trasladado al Instituto Anatómico Forense para su autopsia. Por su parte, las mismas fuentes de Instituciones Penitenciarias afirmaron que éste es el protocolo de actuación siempre que hay un fallecimiento en prisión.

    El presunto violador fue detenido el pasado 11 de octubre en la zona de Lomo Chinche, en la capital grancanaria.

    Tres días más tarde, el 14 de octubre, el presunto autor de varias violaciones en la isla de Gran Canaria fue increpado a su salida del Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria por ciudadanos que se encontraban en los aledaños de las dependencias judiciales, tras prestar declaración alrededor de una hora y media ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria, Tomás Martín.

    Por su parte, el juez decretó el ingreso en prisión incondicional y sin fianza al presunto violador de Gran Canaria el 16 de octubre, a quien imputó un total de 22 presuntos delitos, entre los que figuran cuatro de agresión sexual, cuatro de detención ilegal y uno de tentativa de homicidio.

    CRÍTICAS CONTRA EL PROTOCOLO CONTRA SUICIDIOS

    Cristóbal Díaz, el abogado del presunto violador de Gran Canaria Miguel Ángel M.R., ha criticado que la prisión no tuviera desde hace tiempo "el protocolo contra suicidios activado".

    En declaraciones a Europa Press, Cristóbal Díaz aseguró que el detenido estaba siendo "acosado sistemáticamente" y que durante los últimos días vivió en "condiciones duras" ya que era "constantemente agredido física y verbalmente".

    Según el letrado, el presunto violador "estaba decaído porque ha estado sometido a un acoso sistemático en la prisión, puesto que ha habido un juicio paralelo de los medios de comunicación que ha trascendido".

    "Murió sin tener un juicio y muchos interrogantes quedarán abiertos", dijo Díaz, quien además apuntó que "la familia lo que quiere es que salga a la luz la verdad y que no se aproveche para achacarle determinados delitos".