21 de agosto de 2019
  • Martes, 20 de Agosto
  • 5 de enero de 2014

    Amigos de la Tierra realiza un balance de la política ambiental que se realiza en La Rioja

    LOGROÑO, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Amigos de la Tierra de La Rioja ha querido finalizar el 2013 realizando un balance de la política ambiental que se realiza en La Rioja. Para este colectivo, a nivel autonómico, la política ambiental se caracteriza "también por la mera gestión de lo cotidiano, sin existir un rumbo o un camino definido".

    A lo largo del 2013, explican, "se sometieron a exposición pública los Planes de Gestión de los Espacios Naturales contemplados en la Red Natura 2000". Unos planes que "debían de haberse aprobado hace un año o año y medio, según la legislación comunitaria, pero al Gobierno parece que no le importa incumplir los plazos que da la UE".

    Después de estudiarlos y presentar alegaciones "no sabemos si seguirán el mismo rumbo que las Directrices de Ordenación del Territorio que acabaron en algún cajón de la Consejería".

    Respecto al fracking "aunque la postura del Gobierno de La Rioja es positiva, incluso ha aprobado una ley prohibiendo esta técnica, no sabemos si el Gobierno Central obligará a revisarla". Por ello, aseguran, "nos gustaría que pusieran interés por proteger el medio ambiente, y no se doblegue a las presiones de Madrid".

    En relación a los espacios naturales protegidos, el Gobierno de La Rioja "sigue con su tónica de no declarar parques naturales, por ejemplo el Parque Natural del Alto Najerilla (aparecía en su programa electoral), ni reservas naturales, ni reservas integrales".

    Sería "deseable" que se protegieran "de forma efectiva los espacios naturales del valle del Ebro. Cada día más reducidos y amenazados".

    En lo relativo a la conservación de la biodiversidad, los planes de recuperación de especies amenazadas "o están caducados o no son efectivos. Todavía están sin aprobar los nuevos. Especialmente es llamativa la situación del visón europeo que va camino de extinguirse por la pésima gestión de la especie en la última década".

    Para Amigos de la Tierra, otras especies como el desmán de los pirineos, la perdiz pardilla, "se encuentran cada día en una situación más delicada, más extrema".

    "No podemos olvidarnos del lobo ibérico donde la única medida de gestión de la especie es la caza. Independientemente de la ridícula cantidad de ejemplares, el impacto de la caza tanto legal como ilegal es considerable".

    La Rioja es "un importante sumidero de ejemplares de esta especie, impidiendo que se colonice el resto del sistema Ibérico".

    A nivel educativo, consideran, "los programas de educación ambiental o bien han desaparecido o se han reducido a niveles ridículos. No existe ningún interés por tener una ciudadanía informada y concienciada en materia de medio ambiente en La Rioja".

    "Tampoco podemos olvidarnos del cierre de Ribavellosa, el fin de los programas de educación ambiental. Asuntos que evidencian el escaso peso de La Rioja en las decisiones que toma Madrid, y el desinterés de ambas administraciones por la educación ambiental".

    En materia de residuos "se siguen aplicando lodos de depuradoras en fincas agrícolas". Aunque se trata de algo permitido por la legislación "es mucho más recomendable su gasificación". Se ha propuesto desde Amigos de la Tierra de La Rioja y "seguimos esperando una respuesta. A esto debemos añadir la inexistencia de una política de recogida selectiva de materia orgánica, como la que se realiza en la vecina Mancomunidad de Montejurra (Tierra Estella). Se ha realizado una experiencia piloto en esta materia en Rioja Baja, pero se debería materializar y llevarse a cabo a toda La Rioja".

    A nivel agrario "nos preocupa que el Gobierno no prohíba los cultivos transgénicos". En estos momentos "se encuentran reducidos a cantidades ridículas. Sin embargo en los próximos años posiblemente su superficie se dispare a cifras considerables con cultivos de remolacha transgénica". Directamente, consideran, "se deberían prohibir"

    En relación con el cambio climático "no existe ni se realiza ningún tipo de planes de reducción de emisiones" y a nivel energético, finalizan, "no existe una política energética regional". Esta se dicta "desde los despachos de las grandes empresas productoras o que bien disponen de buena parte de los parques eólicos, saltos hidroeléctricos o de centrales de ciclo combinado" por lo que "sería deseable que el Gobierno pusiera en marcha los saltos hidroeléctricos de Pajares y González Lacasa".