22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 31 de agosto de 2009

    La artista navarra Concha Cilveti expone sus esculturas hasta el 17 de septiembre en Logroño

    LOGROÑO, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El Centro Cultural Caja Rioja-Gran Vía alberga desde mañana, martes 1 de septiembre, la exposición de escultura cerámica 'Evocaciones', de la navarra Concha Cilveti. La muestra se abrirá al público a partir de las 18.00 horas y podrá visitarse hasta el 17de septiembre, de lunes a sábado, de 18.00 a 21.00 horas.

    Cilveti, graduada en Cerámica, ha obtenido numerosos premios a lo largo de su carrera; entre ellos, la V Edición Nacional Ciudad de Alcorcón en 1986, el Certamen Internacional de Cerámica Artística de Zarautz (Guipúzcoa) o el Premio de Diseño de Pamplona en 1994.

    Ha expuesto su obra en ciudades como Pamplona, Vitoria, Barcelona, Gijón o Bruselas. Es la primera vez que muestra su creación artística en nuestra Comunidad Autónoma.

    En su larga trayectoria como ceramista, Concha Cilveti ha tratado de recorrer un camino abierto donde poder explorar las posibilidades de la cerámica y situarla, como cualquier otra disciplina, en un lenguaje de expresión artística. "No he renunciado por ello, a esas cualidades o características inherentes al material cerámico y me he aprovechado de esa fuente de formación artesanal que tengo, para poder elegir el procedimiento adecuado que en cada momento quiero emplear", afirmó.

    "Así y todo, en mis viajes hacia el interior, siempre visito a los "míos" es decir, recuerdos, referencias, símbolos... Narraciones que se unen en su vertiente más sensorial despertando ideas e imágenes en una aventura que el trabajo permite exteriorizar. En este disfrute onírico, al que soy muy dada, nunca faltan los límites e inconvenientes que da el billete de vuelta a la razón, marcando la capacidad de plasmar lo que sientes y no otra cosa. En esta seducción que me produce lo vivido Evocaciones se debe, al momento de fascinación que me provoca esos espacios en estado puro, donde se refugia el alma y cobija lo desconocido sin compartimentos ni límites, paisajes donde la luz y sus matices, la sutileza de la sombra y la sobriedad del color, contrasta con la sórdida y mediocre dureza urbana, canto, que en mi incursión al interior entono a la naturaleza rebelde no sometida", concluyó.