16 de febrero de 2020
28 de septiembre de 2018

El Ayuntamiento afirma que son los planes de seguridad los que impiden el paso a obras a personas ajenas a ellas

LOGROÑO, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ante las acusaciones del sindicato UGT sobre las condiciones laborales en las que se está desarrollando el derribo de la antigua comisaría de la Policía Nacional, en Avenida de Viana, y la supuesta prohibición de que puedan visitar obras municipales, el Ayuntamiento de Logroño ha indicado que "no impide la presencia ni de representantes de este sindicato ni de ninguna otra persona en esta obra".

En una nota de prensa, indican que "son los propios planes de Seguridad y Salud de las empresas contratistas, presentados y validados con anterioridad por la autoridad competente en materia de Trabajo, los que expresamente impiden el acceso de personas no autorizadas a las obras".

Han recordado que las labores de coordinación de seguridad y salud de las obras municipales están encomendadas a una asistencia técnica que tiene sus propios controles y mecanismos para supervisar el plan. "Los posibles incumplimientos, en caso de producirse, pueden acarrear consecuencias graves desde el punto de vista administrativo que pudieran derivarse, incluso, en la resolución del contrato".

Y, por encima de todo, hay que tener en cuenta que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales "es de obligado cumplimiento, con independencia de la oferta que las empresas realicen y de la puntuación que se le otorgue a cada licitador".

Respecto a las "descalificaciones de UGT, el Ayuntamiento de Logroño nunca se ha "jactado" de ninguna baja en la adjudicación de obras. Lo que siempre se persigue es que las obras se ejecuten con un presupuesto y un plazo razonables y con la mayor calidad en el resultado final de las mismas".

Para leer más