7 de julio de 2020
7 de junio de 2020

El Ayuntamiento de Logroño celebra el 40º aniversario de la inauguración de su edificio, obra de Rafael Moneo

LOGROÑO, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

Este lunes, 8 de junio, se cumplen 40 años de la inauguración del edificio del Ayuntamiento de Logroño, una de las obras singulares de la ciudad firmada por el prestigioso arquitecto Rafael Moneo, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el año 2012 y Premio Pritzker de Arquitectura en 1996.

Con motivo de esta importante efeméride, el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, mantendrá una "conversación virtual" sobre el edificio y sus porqués con Rafael Moneo mañana a las 12,00 horas y podrá seguirse a través del canal en YouTube del Ayuntamiento de Logroño (www.youtube.com/aytologrono).

Un encuentro programado inicialmente de forma presencial, pero que debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 y a la imposibilidad de realizar traslados entre comunidades autónomas finalmente no ha podido producirse.

A continuación, se emitirá un vídeo sobre la construcción del edificio y sus primeros años de historia, cedido por el Centro Territorial de Televisión Española en La Rioja.

HISTORIA DE UN EDIFICIO SINGULAR

A finales de los años 70, en previsión de un fuerte crecimiento de la población, el Ayuntamiento, con Narciso San Baldomero como regidor y Javier Martínez Laorden como arquitecto municipal, aprobó un ambicioso planeamiento general y afrontó la creación de una nueva sede para agrupar todos sus servicios y oficinas municipales, dispersos hasta entonces por la ciudad. La Casa de Chapiteles se quedaba pequeña, por lo que se decidió construir un gran edificio en el solar del antiguo cuartel de caballería, un espacio accesible y céntrico.

Rafael Moneo fue el encargado de ejecutar el proyecto, lleno de simbolismo y con una concepción bastante avanzada para la época, que se lleva a cabo entre 1975 y 1980 para ser inaugurado el 8 de junio de este último año.

"Moneo vio el edificio del Ayuntamiento como una suma de edificios diversos que tienen vida propia. Por un lado, el cartabón a poniente, más próximo a la ciudad, que encierra los aspectos más ligados con la vida pública, con la política; por otro lado, el cartabón más amplio, a naciente, como edificio que cumple con las funciones administrativas que de un edificio se espera; y, por último, como una puerta abierta al río, el salón de actos que garantiza la capacidad de que en él acontezcan actos públicos no estrictamente ligados a la vida política", señala Adrián Calonge, concejal de Patrimonio y Centro Histórico.

En palabras del propio arquitecto, "el Ayuntamiento de Logroño puede ser visto hoy como un claro ejemplo de que ciudad y arquitectura son dos términos próximos y complementarios, llamados a entenderse. Ciudad y arquitectura como haz y envés de una realidad común: la arquitectura del Ayuntamiento de Logroño tan solo tenía cabida en la ciudad, que, a su vez, necesitaba de la arquitectura para configurarse".

Para leer más