21 de marzo de 2019
8 de enero de 2008

La CPAR afirma que la propuesta de Ecociudad es una "estrategia para burlar" la legalidad vigente

LOGROÑO, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Empresarios de Construcción, Promoción y Afines de La Rioja (CPAR) quiso hoy poner de manifiesto y advertir a la opinión pública sobre el "engaño" que supone el anuncio periodístico hecho por el presidente de La Rioja de sacar adelante un proyecto de ecociudad, sin previa publicación en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR), como es preceptivo, según afirmó la Asociación, a través de un comunicado. Añadieron que es una "estrategia para burlar" la legalidad vigente.

Las llamadas, "de forma tan rimbombante", ecociudades son, simplemente, desarrollos urbanísticos de determinados planes parciales o sectores de las ciudades en los que, más como argumento de venta o argumento para la obtención de las correspondientes licencias urbanísticas que como efectividad práctica, se incluyen determinados aspectos tales cómo el empleo de materiales sostenibles (si no se sostienen en construcción, malo), sistemas de ahorro de energía, tales como placas solares y pocas cosas más que pretenden adornar unas determinadas viviendas.

El CPAR apuntó que tanto en las ecociudades como en los desarrollos urbanísticos normales, cada vez más van incorporando este tipo de elementos, "fundamentalmente porque lo exige la legislación", como el recientemente aprobado Código Técnico de la Edificación y sus Reglamentos de desarrollo. Todas las viviendas iniciadas desde hace un par de años ya recogen la eficiencia energética en todos los edificios y, por tanto, ya son ecológicos.

Por lo demás, los residuos se recogen y reciclan como en el resto de los sitios, las aguas fecales van a las mismas depuradoras, se gasta la misma cantidad de agua, porque la gente que vive en una vivienda ya sea "eco" o no se ducha igual y tira de la cisterna igual.

La Asociación de Empresarios de la Construcción reclamó que "no intenten confundir a nadie". Lo "eco" en la vivienda "está de moda y aunque es cierto que las viviendas cada vez deben ser más eficientes energéticamente y su construcción debe hacerse de la manera más respetuosa posible con el medio ambiente, ese no es el problema ni la solución a la vivienda en Logroño y, además, ni tan si quiera aporta soluciones al cambio climático".

Las viviendas que se construyen en la actualidad se incorporan cada vez con mayor frecuencia a ese concepto "eco", que prácticamente nadie es capaz de saber su significado, llamado "sostenibilidad ambiental", se construyan dentro o fuera de las ecociudades. Vayan a ver cualquiera de los proyectos de ecociudad que citaba el Gobierno de La Rioja el día que hizo pública la noticia y lo comprobarán con sus propios ojos.

"Lo que subyace detrás del invento de la ecociudad es la guerra que mantienen el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño por el desarrollo urbanístico del Plan General, que como todo el mundo sabe enfrentó al antiguo alcalde Julio Revuelta con la consejera Aranzazu Vallejo, asunto que todavía está en los Tribunales y que ya veremos como acaba", apuntó la CPAR.

"Como nadie se engaña, -y se sabe que el Gobierno de La Rioja se va a cargar literalmente en la Comisión de Urbanismo cualquier iniciativa de desarrollo de nuevos sectores en Logroño,- (se la cargó cuando eran del mismo color político, imagínense ahora) la excusa para no parar del todo el sector de la construcción y permitir que se sigan haciendo algunas viviendas protegidas es sacar adelante el proyecto de ecociudad", prosiguió la Asociación.

Para ello se ponen caramelos "muy dulces" para que la iniciativa privada presente no una sino seis, siete o más proyectos de ecociudad. Para ello, "se flexibilizan enormemente los trámites administrativos, se da el doble de edificabilidad que habitualmente y se permite la presentación propuestas en cualquier tipo de suelo, aunque sea rústico".

Se preguntaron si "¿Se imaginan la velocidad con que subiría de precio una hectárea de suelo rústico en la cual en vez de sembrar patatas se pueden hacer 60 viviendas? Hagan cálculos. ¿Quién se beneficia de esa transformación tan asombrosa de la noche a la mañana?"

Lo que el Gobierno de La Rioja está haciendo "con este invento de la ecociudad es burlar la legalidad vigente, porque propone desarrollos urbanísticos en suelo rústico o suelo no urbanizable cuando la Ley del Suelo no lo permite". Porque las ecociudades "no tienen porqué estar calificadas como de interés supramunicipal". Lo que el Gobierno tiene que hacer es dejar que el Plan General de la ciudad de Logroño, con las 10.000 viviendas previstas, que está vigente, se desarrolle, que para eso está aprobado hace muchos años, indicó la CPAR.

Las ecociudades se pueden hacer en cualquiera de los sectores de suelo urbanizable que tiene Logroño, que es además donde hacen faltan las viviendas. "No hay que buscar inventos para llevarse a los ciudadanos de Logroño a vivir al pueblo de al lado porque en Logroño no se puedan hacer viviendas protegidas. Les garantizamos que las empresas integradas en CPAR hacen una ecociudad en cualquiera de esos sectores ya calificados. No hay que inventarse nuevos".

Si el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño "no se ponen de acuerdo para, simplemente, dejar que la legalidad se cumpla, habrá que tomar cartas en el asunto". En el Plan General de Logroño se cita textualmente que la iniciativa privada puede promover el desarrollo de los sectores cumpliendo unos requisitos. La iniciativa privada ya presentó múltiples propuestas hace diez meses, cosa que parece ser que a nuestros políticos "se les ha olvidado". Lo que han de hacer es tramitarlos. Es su obligación legal.

De lo contrario, alguien con responsabilidades políticas en el Ayuntamiento de Logroño o en el Gobierno de La Rioja "estará haciendo o dictando una resolución injusta, que está afectando gravemente no sólo a los intereses económicos empresariales sino también al empleo en el sector, a la economía de la región y a los ciudadanos y futuros compradores. Eso lo vamos a denunciar cuantas veces sea preciso, le pese a quien le pese y le cueste el puesto a quien le cueste".

Finalmente, la CPAR aseguró que "no se puede jugar al engaño, como pretende hacerse con un tema tan serio como es el de la vivienda y el del Plan General de Logroño".