27 de noviembre de 2020
21 de octubre de 2020

CSIF "no consigue encontrar los refuerzos prometidos por Salud para el servicio de Urgencias del San Pedro"

LOGROÑO, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) "por más que ha buscado" sigue "sin encontrar los refuerzos que asegura haber realizado la consejera de Salud en el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro de Logroño".

Para este sindicato, el anuncio realizado a principio del presente mes de octubre por Sara Alba, al afirmar que dicho servicio contaría con 43 profesionales más antes de finalizar este año, a fecha de hoy, es un juego de "trileros" porque "todavía no sabemos dónde están los mismos", afirman en un comunicado de prensa.

A este sindicato, que está en permanente contacto con los profesionales del Servicio Riojano de Salud (SERIS), "no le consta el aumento de personal anunciado. Es más, los profesionales que trabajan en el servicio de Urgencias del San Pedro nos aseguran que allí no están".

La publicidad de la Consejería dice que se han contratado 3 médicos más, "pero no es verdad", a juicio de CSIF. Es más, "siguen siendo los mismos 42 que había antes de la pandemia. A los que hay que restar 4 por baja laboral, otro destinado a la atención telefónica y un jefe que dedica el 99 por ciento de su tiempo a la gestión. Por tanto, si las matemáticas no nos engañan, restan 36 médicos disponibles".

El pasado verano, continúan en su comunicado, "se contrataron a cuatro facultativos para cubrir vacaciones. A principios del último mes de septiembre, con su contrato en vigor, tres de ellos decidieron marcharse por la sobrecarga de trabajo y sus malas condiciones de contratación, por lo que sólo queda uno en plantilla".

En este sentido, CSIF advierte de la diferencia entre "contratar" y "aumentar la plantilla".

En el documento de trabajo 'Planes de contingencia para la escalada y desescalada en Servicios de Urgencias', de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), de junio de 2020, se especifica la necesidad de un médico por cada 4 boxes con un cambio de paciente por turno. Es decir, 8 pacientes por médico y turno.

"Siguiendo las recomendaciones del SEMES y teniendo en cuenta los boxes, consultas, reanimación y los diferentes puestos de atención en nuestro Servicio de Urgencias, se necesitarían 18 médicos por turno (sólo hay 9); 19 enfermeras por turno (sólo hay 12) y, en la misma forma y proporción en el resto de categorías", afirman desde CSIF.

Por si "la sobrecarga de trabajo" de estos profesionales "fuese poca", la consejera ya ha anunciado el aumento de 7 boxes más para dar "mejor atención".

"Cuando los profesionales que han de atender esos boxes son los mismos, la calidad y la atención es imposible que sea igual", indican.

Otro factor a tener en cuenta es el de "ocupación en urgencias": se dota con menos trabajadores el turno de noche porque disminuye la "afluencia", pero el nivel de "ocupación" entre las 12,00 y la 1,00 h de la madrugada es similar a la de entre las 10,00 y las 11,00 h del turno de mañana.

El "ilusionismo sanitario" del que hace gala la consejera de Salud y ahora también Portavoz del Gobierno de La Rioja "va camino de convertirse en proverbial. Estamos a poco más de dos meses del final de año y aún desconocemos qué fórmula va a utilizar la consejera para conseguir esos 43 profesionales prometidos. Tampoco tenemos noticias de la oferta pública de empleo para cubrir dichas plazas, que sería el cauce más transparente y adecuado para tal fin y no las designaciones 'a dedo' que tanto le gustan al actual ejecutivo".

CSIF recuerda a la consejera que en esta comunidad "resulta más difícil contratar a un médico o una enfermera que a un director general, porque las condiciones profesionales, laborales y económicas con las que se encuentran aquí no tienen nada que ver con las más ventajosas que ofrecen nuestros vecinos o de otros países cercanos al nuestro, entre otras muchas razones".

La situación provocada desde marzo por la pandemia por SARS-CoV-2 y la segunda ola en la que nos encontramos inmersos este otoño "ha dejado en evidencia las carencias que sufre tanto la Atención Primaria como la Atención Especializada a nivel de su organización, funcionamiento, recursos humanos y recursos materiales, cuyos profesionales se han visto obligados a exponerse a 'cuerpo descubierto' en muchos casos al riesgo, a la incertidumbre, a la falta de protección y apoyo de la Administración, a los excesos de jornada laboral, al déficit de profesionales y a la precariedad en sus condiciones de trabajo".

CSIF reclama "el aumento de la inversión y apostar decididamente por una sanidad pública digna y de calidad, contratar a más profesionales y mejorar las condiciones laborales para evitar la fuga de trabajadores y recuperar la carrera profesional decorosa en una comunidad autónoma que no ha agradecido el esfuerzo de sus trabajadores, ni siquiera con días libres (que no sean los que contempla la ley) ni con compensación económica, a pesar de haber estado y seguir en primera línea de fuego".

Para leer más