16 de enero de 2021
30 de noviembre de 2020

Las defensas se apoyan en el Constitucional para que se anulen actuaciones en el caso de los 'Payasos Justicieros'

Las defensas se apoyan en el Constitucional para que se anulen actuaciones en el caso de los 'Payasos Justicieros'
Momento de la detención de uno de los acusados de ser un 'Payaso Justiciero' - POLICÍA NACIONAL

Piden la absolución de sus defendidos y el letrado de T.G apunta directamente a que el exnovio de ésta, D.L, tenía claros los objetivos

LOGROÑO, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las defensas han insistido hoy en que la investigación de los 'Payasos Justicieros' está "viciada" y han exigido la nulidad de las actuaciones por haberse intervenido los móviles sin indicios, apelando para ello a sentencias del Tribunal Constitucional.

En sus conclusiones, han hablado de "una violación de derechos" por parte de la investigación policial "tolerada por la Justicia" cuando, en realidad, "tenían herramientas para investigar" que suponían "medios menos privativos de derecho" porque había un hilo del que tirar, la huella de un implicado, pero no se tiró de él.

En cualquier caso, no han visto que se haya acreditado la autoría, sólo los hechos. En este sentido, el abogado de I.A se ha centrado en el incendio del Garaje de Doce Ligero, del que se acusa a los cuatro, en el que, ha dicho, la policía "podía haber puesto la Peña de los Brincos, porque si no hay pruebas".

Desde la defensa de N.M se ha añadido que, también, se ha "viciado" el proceso al haber una "vulneración de la defensa" dado que los cuatro fueron asistidos por el mismo abogado en su declaración policial.

Las defensas tampoco han visto que se den los requisitos de grupo criminal, señalando que el nombre de 'Payasos Justicieros' "queda bien en los medios de comunicación".

DEFENSA DE D.L: PENAS EXCESIVAS

La defensa del acusado D.L ha empezado pidiendo la nulidad de la prueba de incautación de los teléfonos móviles porque vulnera, ha dicho, el secreto de comunicaciones y hace que la investigación esté "viciada" por el acceso a los contenidos.

Ha habido, ha dicho, un juicio paralelo por el interés de la prensa, y ha considerado que la Fiscal ha pedido "penas excesivas y carentes de fundamento en algunos casos", indicando, por ejemplo, que es "irrelevante" para los propietarios que el vehículo arda donde esté aparcado o los acusados se lo llevasen.

En cuanto a la pertenencia a grupo criminal, ha creído que "no se puede aplicar esta figura porque no se ha demostrado que haya concierto o pacto", además de que existe una "ausencia de medios" y no hay "ni la estabilidad mínima".

"El grupo criminal no es un cajón de sastre; debe haber un mínimo reparto de tareas y una jerarquía"; ha aseverado.

El letrado se ha detenido en el incendio del garaje en Doce Ligero para señalado que, si bien éste está acreditado, "la autoría en absoluto", no ya respecto a los acusados sino "respecto a nadie" y "la mera proximidad de fechas no es suficiente" para romper el derecho a la presunción de inocencia y la Constitución. "Se ha querido decir que hay una especie de sello de autor, pero no está acreditado", ha dicho.

Con respecto a uno de los actos delictivos, contra el coche de un joven al que, presuntamente, su acusado odiaba, ha indicado que "los hechos apuntan a que con quien habría discutido" era con la expareja de D.L, la también acusada T.G.

Incluso ha señalado que, no sólo no tuvo enfrentamientos con él, sino que la única vez que estuvo con él fue para pedirle a D.L el favor de que le sacara las llaves del hueco del garaje. "No es un gran gesto, pero de ahí a querer matarlo y descuartizarlo va bastante", ha afirmado.

Ha recalcado cómo su defendido no tiene antecedentes penales y, con respecto al hecho de que T.G defienda que estaba coaccionada por su defendido ha explicado que hubo un cambio en la defensa de T.G y, después, ésta hizo una declaración ante la policía que "de espontánea tuvo poco porque ese mismo día hubo un denuncia en fiscalía".

Ha defendido que la voluntad de T.G no estaba anulada y así se ve en las intervenciones telefónicas, "que hablan por sí solas" y cómo hay conversaciones entre ambos acusados y ha puesto en duda "atribuir al acusado esa capacidad de engaño antes de que los teléfonos fueran intervenidos".

Uno de los testigos, ha relatado, presenció cómo D.L escupía a T.G y ésta le devolvía un bofetón; algo en lo que ha negado un "carácter sumiso".

DEFENSA DE IA: QUEBRANTAMIENTO DE DERECHOS

La defensa de I.A ha insistido en la nulidad de las actuaciones, negando la posibilidad de actuar con "aquellas pruebas que se han conseguido con quebrantamiento de derechos". En este sentido, ha creído "crucial" que las declaraciones de los testigos se hicieron después de haberse intervenido los móviles.

Se trata de una medida "excepcional" que se tomaría si hubiese indicios pero, en este caso, eran sospechas. Además, había una prueba, como eran las huellas de otro investigado, por lo que "ya tenían un hilo del que tirar", pero no lo hicieron. De hecho, cuanto el autor de la huella no se presenta en el juicio la Fiscal está dispuesta a renunciar a su testimonio.

"Sí había medios menos dañinos de los derechos fundamentales, pero no se optó por ellos porque encontraron un chollo, un atajo, pero en el Estado de Derecho no caben los atajos", ha dicho.

Y, "para colmo, declaran asistidos por el mismo letrado en unas declaraciones en las que se culpan los unos a otros", ha añadido recriminando que "no ha habido ni atisbo del derecho a la defensa".

DEFENSA T.G: VICTIMA DE VIOLENCIA MACHISTA

El letrado de T.G ha visto en su defendida "una víctima más de estos hechos". Ha dicho que presenció lo hechos, pero no los cometió. Ha visto una "gran injusticia" contra su defendida, creyendo que "no se han respetado los derechos de una víctima de violencia de género" y esto, ha creído, es "muy grave".

Ha resaltado que es "la única" que, "desde el minuto uno ha colaborado" y, de hecho, gracias a ella "se sabe que existe" la también acusada N.M. "Se equivocó, confió en la Policía; moraleja, no colabores", ha dicho.

Ha afirmado que "sabía detalles porque le habían obligado a presenciarlos" y el precio de contarlo fue "76 años de cárcel".

Con respecto al trato que recibía de D.L ha afirmado que es "imposible" hacer que todos los testigos coincidan en "lo mismo" y ha resaltado cómo se refirió a ella en pintadas como "puta zorra".

"En la cárcel empieza, desde el minuto cero, a hablar de maltrato, porque ya se sentía libre de su opresor", ha dicho.

En el incendio de Doce Ligero ha visto cómo no está "acreditada" ninguna participación y ha pedido que, si a la policía se le ha escapado el autor, que sigan investigando.

Después, ha cargado las tintas sobre D.L, del que ha dicho que "tenía en su móvil una lista de los primeros perjudicados", porque él "sí tenía en su cabeza que iba a atacar" y "todo estaba relacionado con su pareja".

DEFENSA DE N.M: NO HAY GRUPO CRIMINAL

Para N.M, su abogado ha pedido la absolución y, de manera subsidaria, haber participado en el robo de un vehículo, por ser el "único hecho acreditado".

Ha negado que los cuatro formen un grupo criminal, porque "en ninguno de los hechos ha habido una participación conjunta", por lo que "no había organización".

Ha rechazado que por la "coincidencia temporal" de unos hechos se pueda "romper el principio de presunción de inocencia". En cuanto a su defendida, ha dicho que su participación fue "circunstancial" y, por tanto, no se le pueden atribuir delitos de tal gravedad.

"No puede ser ni coautora ni cooperadora" porque "no aportaba nada" y "cuando vio la trascendencia" de los hechos "decidió irse". Además, ha pedido para ella la atenuante de reparación del daño.

Para leer más