16 de octubre de 2019
  • Martes, 15 de Octubre
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 30 de agosto de 2009

    El fiscal pide doce años de cárcel para cada uno de los siete integrantes de una red que vendía cocaína en Logroño

    LOGROÑO, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El fiscal solicita una pena de doce años de cárcel para cada uno de los siete acusados de un delito de tráfico de drogas en Logroño, quienes también deberán pagar de forma individual una multa de 77.442 euros.

    La Audiencia Provincial de la capital riojana celebrará los días 8 y 9 de septiembre el juicio oral contra los siete procesados, que "de común acuerdo" conseguían traer cocaína a la ciudad, procedente de Bolivia o de otras poblaciones españolas, que posteriormente vendían en pequeñas dosis en bares y establecimientos.

    El escrito de la acusación indica también que las investigaciones de la Policía comenzaron en 2006. Fruto de las pesquisas fue posible determinar cómo en un domicilio de la calle Duques de Nájera vivía un matrimonio formado por dos de los acusados, que se encargaban de dar las órdenes pertinentes a quienes traían la droga y trasladarla a terceras personas.

    En este piso, la Policía encontró 3.005 euros en un bolso de viaje y otros 11.440 euros en un calcetín escondido en una bota. También apareció el justificante de una transferencia a Bolivia por importe de 1.500 euros remitida a otro de los acusados.

    En otra vivienda de la calle María Teresa Gil de Gárate residían otros dos acusados que recibían la droga para su posterior venta o distribución. En su interior los agentes encontraron tres recibos de transferencias al país sudamericano por un valor conjunto de 7.457 euros, además de 36 gramos de cocaína (valorada en casi 1.400 euros), así como diversas agendas con nombres, teléfonos y cantidades.

    El escrito de la acusación relata como otro acusado, que mantenía una relación sentimental con una de las procesadas, prestó su nombre para efectuar una transferencia de dinero a Bolivia, al tiempo que dejó su tarjeta de residencia a otro imputado para que cambiara euros por dólares.

    Un tercer registro en otro piso situado en María Teresa Gil de Gárate permitió detectar 10.000 euros, 1.966 dólares, una balanza de precisión y recibos de más de una decena de envíos a Bolivia, por un valor cercano a 11.000 euros.

    También apareció una libreta de ahorros con 16.000 euros y una agenda con cuentas por un importe de 18.300 euros.

    Un testigo protegido entregó a la Policía 942 gramos de cocaína distribuidos en bolsas, cuyo valor en el mercado hubiera alcanzado la cifra de 37.330 euros.