15 de enero de 2021
4 de abril de 2012

FSP-UGT lamenta que el Gobierno riojano "cargue el peso de la crisis y su mala gestión sobre los empleados públicos"

Las 37,5 horas semanales suponen "el incumplimiento del convenio, la eliminación de más puestos interinos y un nuevo ejercicio de cinismo de la administración regional"

LOGROÑO, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

FSP-UGT de La Rioja "lamenta" que el Gobierno de La Rioja vuelva a "castigar a sus empleados públicos, cargándoles con el peso de la crisis económica y de la pésima gestión que tanto el Ejecutivo central como el regional están desarrollando en torno a ella". En esta ocasión, como FSP-UGT venía anunciando, "se ha procedido a la aplicación de las 37,5 horas semanales a los empleados públicos riojanos".

La decisión -anunciada esta mañana- supone "el incumplimiento expreso de lo firmado por el Gobierno regional en el Acuerdo-convenio para la Comunidad Autónoma así como un incumplimiento personal del propio presidente de La Rioja, que hasta hace pocas semanas seguía reiterando que no aplicaría esta medida en la administración riojana. Al mismo tiempo, supone un ejercicio más de cinismo puesto que, al parecer, conocía su inminente aplicación y, sin embargo, la ha negado reiteradamente", indican en nota de prensa.

"Pero en la práctica, lo más grave es que este incremento de jornada laboral supone la eliminación de más puestos de trabajo de personal interino. Entretanto, se obliga al personal funcionario a trabajar más por menos, al tiempo que tendrá que cubrir las amortizaciones de interinos y la ausencia de convocatoria de empleo público".

Con ello, explican, "se producirá una inevitable pérdida de calidad en los servicios públicos riojanos, habida cuenta de que muchos se prestan ya bajo mínimos y sólo gracias al esfuerzo del personal que está trabajando muy por encima de sus posibilidades".

Por otro lado, FSP-UGT duda sobre "la supuesta negociación con las organizaciones sindicales a la que alude el presidente de La Rioja" y se pregunta "cómo puede someterse a negociación una medida cuya puesta en marcha ha anunciado públicamente como un hecho consumado".

En este sentido, FSP-UGT critica que la Administración riojana está adoptando "las últimas medida a golpe de imposición, sin abrir posibilidad alguna a la negociación". El último episodio ha tenido lugar esta misma mañana durante la reunión de la Mesa General de la CAR, en la que "se ha pretendido introducir como orden del día la fusión de los IES de Haro cuando se trata de un asunto propio de la Mesa Sectorial de Educación, y de nuevo tras ser anunciada públicamente en los medios de comunicación".

Esta situación "ha provocado el abandono de la mesa por parte de las organizaciones sindicales", indican.

Así, si la Administración riojana entiende la negociación como "imposición", FSP-UGT anuncia que "no está dispuesta a continuar con esta vía", al tiempo que insta al Gobierno de La Rioja a que "respete el papel constitucionalmente otorgado a las organizaciones sindicales, a la negociación colectiva y a las mesas de negociación, buscando iniciativas en colaboración con los agentes sociales y relatando realmente a los riojanos cuál es la realidad de las cuentas públicas y las razones por las que sigue castigando a los empleados públicos de La Rioja".