20 de agosto de 2019
13 de abril de 2014

El Gobierno riojano reitera que en La Rioja "nunca se ha utilizado la técnica de fractura hidráulica"

Especifican, además, que "ni hay ningún proyecto en el que se solicite la utilización de esta técnica"

   LOGROÑO, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno regional reitera que en la Comunidad Autónoma de La Rioja "no sólo no se ha se ha utilizado nunca la técnica de fractura hidráulica, sino que tampoco existe ninguna solicitud que contemple el uso del 'fracking'".

   Una aplicación a la que el Ejecutivo riojano "siempre se ha mostrado contrario por considerar que esta técnica puede provocar riesgos en el medio ambiente y la actividad agraria".

   Así, el Gobierno regional se manifestó en desacuerdo con la decisión del Gobierno central de recurrir la Ley riojana que regula la prohibición del uso de la fractura hidráulica o fracking como técnica de investigación y extracción de gas no convencional en el territorio de la comunidad autónoma ante el Tribunal Constitucional y reitera nuevamente su oposición al uso de esta técnica en La Rioja, así como que la norma se ha aprobado dentro de las competencias atribuidas al gobierno regional.

   Además quiere trasladar un mensaje de tranquilidad a los riojanos porque en La Rioja "no se ha autorizado nunca el uso de esta técnica y si se presentara alguna solicitud se manifestará en contra de su aplicación y exigirá los correspondientes estudios de impacto ambiental".

   La norma riojana "regula la prohibición del uso de la fractura hidráulica o fracking como técnica de investigación y extracción de gas no convencional en el territorio de la comunidad autónoma". Con ella, el Gobierno riojano ha aplicado los principios de acción preventiva y cautela que propugna la Unión Europea en materia de protección ambiental.

   La prohibición del fracking "no es una medida arbitraria puesto que está fundamentada  en la aplicación de un principio de actuación pública recogido por la propia Unión Europea: el principio de cautela en materia de medio ambiente".

   Este principio está consolidado en la Unión Europea desde 1992 y forma parte de los Tratados Constitutivos de la Unión, es decir, de su arquitectura de principios básicos.

Para leer más