17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 4 de junio de 2008

    Mujeres maltratadas solicitan la vuelta al sistema de guardias en la unidad que les atiende de la Policía Local

    Dos víctimas de violencia de género aseguran que los agentes tampoco están de acuerdo con el cambio de horario y ubicación de la unidad

    LOGROÑO, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Dos mujeres maltratadas solicitaron hoy en rueda de prensa que la unidad de la Policía Local que las atiende vuelva al sistema de guardias anterior, a través del cual ellas tenían la seguridad de que cada vez que llamasen a un teléfono les atendería el agente que se les había asignado.

    Este sistema funcionó desde noviembre de 2005 hasta el pasado 15 de mayo, desde cuando los agentes trabajan en horario de oficina fuera del cual las llamadas de las mujeres se desvían a la centralita.

    Las dos víctimas de la violencia de género, Nati y Susana, estuvieron acompañadas en la rueda de prensa por la portavoz del Grupo Municipal Popular, Concepción Gamarra, cuyo grupo ha criticado esta modificación en varias ruedas de prensa anteriormente.

    Según aseguraron las mujeres, los agentes de esta unidad tampoco están de acuerdo con este cambio, que desde el Grupo Municipal Popular se achaca a una cuestión de voluntad política y de dinero.

    Además del cambio en los horarios, el nuevo sistema también ha supuesto un traslado de ubicación: se ha pasado de una oficina dentro del Ayuntamiento a la Comisaría de barrio de Villegas. Desde el PP critican que este cambio va también en contra de un informe de la Jefatura de Policía, donde se recomienda realizar la atención a las víctimas en un entorno no policial para que estén más cómodas.

    El hecho de que, fuera de las ocho horas de trabajo de los agentes especializados, las mujeres tengan que hablar con policías que no las conocen es algo que las incomoda: "Es muy doloroso tener que contar tu vida una y otra vez", apuntó Nati.

    Las dos mujeres alabaron el trabajo de esta unidad policial especializada: "el servicio es extraordinario, la delicadeza con la que te tratan te hace sentir bien, y eso es muy raro en esta situación", señaló Susana.

    De hecho, Susana aseguró: "Si me atreví a dar el paso de contactar con la policía es por eso", por lo que "no sé si otras mujeres se van a atrever en estas condiciones, ya que es mucho más incómodo".

    Ninguna de las dos, durante este tiempo, se han visto obligadas a llamar a los agentes fuera del nuevo horario, puesto que "salimos poco, tenemos cuidado, seguimos teniendo una cárcel y estamos mucho más alerta".

    Sin embargo, las citadas modificaciones han hecho decrecer su confianza: "es saber que están ahí lo que te hace estar más tranquila", indicaron.

    El PP, además de ante la prensa, ha criticado esta situación a los responsables municipales a través de organismos como la Mesa de Mujer. En concreto, fue la concejal Concepción Bravo quien expuso este asunto a la edil de Derechos Sociales, Pilar Criado.

    Según aseguró Bravo en una rueda de prensa reciente, Criado comprendió la situación y le anunció que pronto le anunciaría una nueva ubicación para esta unidad. Gamarra afirmó hoy que "de esto ha pasado más de un mes y no se hace nada".