14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 15 de noviembre de 2019

    Los policías implicados rechazan que las pruebas llegaran por error a la trituradora

    LOGROÑO, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

    No fueron conscientes de que J.M.C trituraba las pruebas y, además, creen "imposible" que llegaran por error ahí. Los policías acusados de permitir que otro compañero destruyera parte del papeleo tras un accidente con positivo en alcoholemia han narrado hoy el estupor con el que vivieron lo ocurrido.

    Hoy se celebra la segunda sesión del juicio, con jurado popular, por el que se pide dos años, y año y medio de cárcel, a tres policías locales por, presuntamente, destruir pruebas tras un accidente leve de tráfico ocurrida en 2015, entre ellas, una prueba de alcoholemia que dio positivo.

    Ayer compareció J.M.C, asegurando que destruyó las pruebas involuntariamente y sacando a la luz enemistades dentro del cuerpo; y, hoy, A.T.L ha sido el primero en declarar para afirmar tajantemente a la pregunta del Fiscal sobre si podrían estar sobre la trituradora por error: "Eso es imposible".

    "No fui consciente de lo que puso en la trituradora", ha relatado viendo el vídeo de esa noche en la Comisaría, añadiendo que "lo que tiene en la mano" J.M.C. "sólo lo sabe él".

    Con respecto al hecho de que se cambiara el número del informe, ha argumentado que Atestados es un trabajo complejo, con cansancio mental, y se trató de un error del que se percató otro agente y que, por tanto, corrigió.

    Ninguno de los dos, tal y como han contado, tenían una buena relación con el otro acusado, y han calificado lo ocurrido cómo una "tortura" que no le desea a nadie, en el caso de J.R. "Me echaron como un perro del trabajo de que estaba enamorado, estuve seis meses de baja", ha narrado A.T.L.

    DOCUMENTOS DESAPARECIDOS

    Ambos han coincidido en narrar, cada uno en su interrogatorio, la estupefacción con la que vivieron la desaparición de las pruebas. "Dieciocho años ahí y nunca me había desaparecido ningún documento que estuviera a mi cargo", ha dicho J.R.

    El accidente ocurrió el viernes 18 de septiembre de 2015 y, al día siguiente, se percataron de que faltaban las pruebas de alcoholemia y otros papeles. Se pusieron a buscarlos pero su superior les instó a salir a su servicio en los Fuegos Artificiales de las Fiestas de San Mateo, por ser más urgente.

    Los papeles nunca aparecieron y, luego, J.M.C admitió haberlos triturado por error. "Nunca había perdido nada, estábamos desorientados", ha dicho A.T.L. "Me quedé estupefacto", ha dicho J.R con respecto al momento en el que su compañero dice haberlos triturado.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en La Rioja