28 de mayo de 2020
17 de marzo de 2008

La rehabilitación del Ayuntamiento de Soto concluirá en el primer trimestre de 2009

LOGROÑO, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

La rehabilitación del Ayuntamiento de Soto en Cameros concluirá en el primer trimestre de 2009, según indicó hoy su alcalde, Miguel Cuesta. Precisamente éste junto al consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, firmaron un convenio para la financiación de las obras de rehabilitación de la Casa Consistorial de la localidad.

A través del mismo, la Consejería de Vivienda y Obras Públicas aportará 180.000 euros repartidos en dos anualidades: 40.000 euros en 2008 y 140.000 euros en 2009, de la inversión total que asciende a 268.158 euros. La cantidad no subvencionada será asumida por el Ayuntamiento de Soto en Cameros.

Burgos recordó que la Dirección General de Vivienda establece este tipo de ayudas a través de la partida destinada a rehabilitación de patrimonio municipal en áreas rurales. En el caso del Ayuntamiento de Soto, explicó que "necesitaba una importante reforma" para ofrecer un "adecuado servicio al ciudadano".

Se trata de un inmueble de propiedad municipal de forma rectangular y tres alturas construido en 1882 y situado en la plaza Don Juan Estaban Elías.

El objetivo del proyecto es la adecuación de la primera planta del edificio con el fin de ubicar las oficinas administrativas, el despacho de alcaldía y la sala de reuniones. También se redistribuirán dos salas de uso común para encuentro entre asociaciones, equipos de informática y otras actividades; y se acondicionará la zona que correspondía al aula escolar.

Asimismo, se reparará todo el núcleo de escaleras y las instalaciones y se incorporará un ascensor con el fin de eliminar barreras arquitectónicas.

En cuanto a la segunda planta, se adecuará únicamente la escalera y el pasillo comunitario y se restaurarán las ventanas exteriores y las puertas.

Por último, se proyecta el saneado de la cubierta de la estructura así como la mejora de la sala que acoge el archivo municipal.

Por su parte, Cuesta espera que con la obra, así como otras que se están realizando en el municipio camerano, Soto se convierta en el "trampolín para el Camero Viejo". Un pueblo, a 25 kilómetros de Logroño, que cuenta con 170 vecinos empadronados, si bien en verano sube hasta los 600, según indicó su primer edil.