17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 22 de julio de 2009

    La Rioja contabilizó en el primer semestre de 2009 un total de 93 ERES que afectaron a 1.629 trabajadores

    LOGROÑO, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Rioja contabilizó en el primer semestre de 2009 un total de 93 ERES que afectaron a 1.629 trabajadores, según datos oficiales del Ministerio de Trabajo y Migraciones, del Servicio Riojano de Empleo y del DIRCE (Directorio Riojano de Empresas), que dio a conocer hoy Comisiones Obreras.

    El sindicato apuntó que de los 93 ERES que afectaron a 1.629 trabajadores, 1.455 lo eran por suspensión, 127 por extinción y 47 por reducción de jornada. El expediente mas utilizado es el de suspensión Temporal, seguido del de extinción de contratos y en tercer lugar pero aumentando significativamente, los expedientes de reducción de jornada.

    A pesar del aumento del porcentaje de ERES pactados (del 85 por ciento al 90 por ciento) se mantiene "la constante de que la destrucción del empleo no se canaliza ni se genera a través de los ERES, solo un 3,5 por ciento del total , el resto, son despidos individuales y plurales que junto con la no renovación de los contratos temporales son los que tienen una mayor incidencia en esta realidad", afirmó CCOO. En un año "hemos perdido 7.695 puestos de trabajo", añadieron.

    Para el sindicato estas actuaciones "unilaterales por parte de las empresas, que en ocasiones, encubren procesos de reestructuración de carácter colectivo, se están produciendo para eludir los procesos legales de negociación, de control y las autorizaciones administrativas, y sobre todo, por ser prácticamente nulos los costes del despido ya que la mayor parte se realiza a la finalización de los periodos de duración del contrato laboral".

    CCOO recordó que los ERES tienen que "ser negociados con los representantes legales de los trabajadores, delegados, comités de empresa y con asesoramiento del sindicato, en caso de no haber representación legal, se tendrá que negociar con los trabajadores o con los representantes que ellos designen ( normalmente un grupo de trabajadores y un asesor sindical)".

    Los acuerdos individuales tienen que ser firmados por los trabajadores afectados, si alguno "no quiere firmar, actuara la Inspección de trabajo como mediadora entre las partes". Después tiene que ser aprobado por las autoridades laborales. Si los ERES llegan sin acuerdo "se perderá lo poco o mucho que se haya negociado y quedaran en los mínimos que marque la ley2.

    Según los datos del sindicato, el 80 por ciento de los trabajadores afectados por ERES pertenecen al sector Industria, el 16 por ciento a servicios, solo un 2,6 por ciento pertenecen a Construcción, y un 1,4 por ciento al sector Agrario.