22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 23 de enero de 2014

    Sanz cree que "es el momento de tomar decisiones entre todos" para "consolidar" la recuperación económica y crear empleo

    Sanz cree que "es el momento de tomar decisiones entre todos" para "consolidar" la recuperación económica y crear empleo
    EUROPA PRESS

    LOGROÑO, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha asegurado este jueves que "es el momento de tomar decisiones, con el consenso de todos" para "consolidar" la recuperación económica y favorecer la creación de empleo en la región.

    Así lo ha afirmado el mandatario regional en el acto de constitución de la nueva Oficina Económica de La Rioja, de la que forman parte más de 50 instituciones y entidades públicas, además de los agentes económicos y sociales.

    "Nos enfrentamos a un nuevo contexto, diferente del de 2008, pero La Rioja tiene capacidad para la inversión y para crecer. Nuestro objetivo es generar un crecimiento sostenible que posibilite la creación de empleo", ha recalcado Sanz, que ha estado acompañado en el acto por la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y el consejero de Industria, Javier Erro.

    Ha explicado que, con la creación de esta Oficina, "cumplimos con le compromiso que nos marcábamos con la Ley de Emprendedores y sumamos los esfuerzos de todos los colectivos que, junto con el Gobierno, tomamos decisiones y tenemos responsabilidades que pueden influir en la evolución de la economía".

    Así, ha añadido el presidente riojano, se trata de "emprender, de una manera consensuada, las líneas de actuación que nos sitúen como una de las 60 regiones más desarrolladas de Europa", como establecen, tal como ha recordado, las líneas de compromiso que rigen la actuación de la Oficina, las incluidas en la Estrategia La Rioja 2020.

    En este sentido, ha resaltado que "repetimos el modelo de participación social de la Estrategia 2020 para mejorar la eficacia y la eficiencia de las actuaciones destinadas a consolidar la recuperación económica, la reindustrialización de La Rioja y evolucionar hacia un modelo más competitivo que contribuya a mejorar el bienestar de todos los riojanos, ya que La Rioja la hacemos entre todos y todos somos importantes".

    ANALISIS DE LA SITUACIÓN.

    Durante la reunión celebrada esta mañana se ha analizado la situación de la economía regional en dos periodos 2000-2012 y 2008-2012, teniendo en cuenta los indicadores de la Contabilidad Regional de España que publica anualmente el Instituto Nacional de Estadística.

    El presidente del Ejecutivo riojano ha señalado "que La Rioja ha soportado mejor los envites de la crisis, que ha tenido su lado más duro en el mercado de trabajo". Concretamente, la Contabilidad Regional muestra que el PIB riojano ha tenido mejor comportamiento que el conjunto nacional en los dos periodos analizados.

    Además durante la crisis, La Rioja ha escalado dos puestos en su PIB per cápita, pasando de la 7ª a la 5ª posición, y se sitúa trece puntos por encima del conjunto nacional. Destaca también la fortaleza del sector industrial riojano, cuyo Valor Añadido Bruto ha crecido en el periodo 2008-2012 un 4,54% frente a la caída del 2,8% nacional.

    El mercado de trabajo refleja la peor de las consecuencias de la crisis, si bien este indicador también ha evolucionado mejor en La Rioja, con una caída del 13,21% del empleo frente al 14,06% del conjunto nacional.

    Pedro Sanz ha valorado el mayor protagonismo de la industria en La Rioja que en el conjunto nacional, ya que supone el 26,7% sobre el total del PIB frente al 15,9% de España.

    Igualmente, ha incidido en que está muy centrada en el consumo: "el 57% de nuestra industria manufacturera va directamente al consumo (alimentación, tabaco, textil, calzado, muebles), lo que nos hace tener una gran dependencia de la demanda interna, la evolución del consumo es determinante para nuestro futuro".

    La agricultura también tiene un peso muy destacado, que duplica al de la media de España (4,8% frente al 2,3% del conjunto nacional), ligado a la industria agroalimentaria. El mayor protagonismo de industria y agricultura en La Rioja va en detrimento de un sector servicios con menos peso en nuestro PIB.

    También se ha analizado la estructura empresarial riojana, compuesta en su mayoría por pymes: el 94,7% de nuestras empresas tiene menos de 10 trabajadores y la mitad no tienen asalariados. Solo 149 empresas en La Rioja tienen más de 50 trabajadores.

    En cuanto a la formación de los desempleados, los datos de su nivel de formación indican la necesidad de mejorar su cualificación: el 35,28% de los desempleados en La Rioja carece de estudios o solo tiene estudios primarios. A esto se suma un 43,3% de desempleados que solo cuenta con educación general, es decir, no tienen una cualificación que les facilite su incorporación al mercado laboral.

    COMERCIO EXTERIOR.

    Uno de los indicadores que mejor se han comportado durante la crisis ha sido el de comercio exterior, con crecimientos tanto en el volumen de las exportaciones como en el número de las empresas que salen al exterior, alcanzando el récord de empresas exportadoras.

    De las 1.445 empresas que exportaron en 2012 por valor de 1.472,89 millones de euros, 525 lo hacen de manera regular, lo que supone un incremento del 13,39% desde el inicio de la crisis. El importe de las exportaciones regulares en La Rioja es de 1.182 millones de euros, es decir, el 92% del volumen total de lo que exportamos.

    "Todos estos indicadores reflejan las características de nuestro modelo económico, sus debilidades y fortalezas y son, por tanto, elementos que tenemos en cuenta para emprender las medidas más acertadas para conseguir el mayor desarrollo social y económico para nuestra región que genere empleo", ha subrayado el presidente del Gobierno de La Rioja.

    Por ello, y en relación con la industria, ha indicado que "tenemos que avanzar en las líneas de apoyo a agrupaciones de empresas o consorcios que compensen el tamaño de las mismas y les ayude a ganar dimensión para mejorar su competitividad, sobre todo para emprender actuaciones de innovación o internacionalización".

    Además, es preciso seguir incorporando tecnología en sectores tradicionales y potenciar sectores de alto valor añadido como el de la biotecnología, la nanotecnología o las TIC y los servicios avanzados.

    Asimismo, hay que seguir avanzando en la transferencia del conocimiento entre universidad y empresas como paso clave para el desarrollo del I+D+i. Para ello, el Gobierno de La Rioja cuenta con el Plan Estratégico de Ayudas de la ADER y el IV Plan riojano de I+D.

    Por otro lado, desde el punto de vista del trabajador, las medidas deben ir encaminadas a mejorar su empleabilidad, reforzando aspectos como la cualificación: "cuanto mayor valor aporte a la empresa, más posibilidades tendrá de mantener su puesto o de encontrarlo".

    En este sentido, Pedro Sanz ha recordado que La Rioja cuenta con el Plan de Empleo 2011-2015, que tiene la formación como uno de sus líneas prioritarias. "Es el momento de trasladar mensajes de confianza, credibilidad, la sociedad necesita signos de ilusión, un mensaje mucho más positivo, porque un clima de confianza ofrece más posibilidades de inversión y de futuro", ha concluido.