9 de agosto de 2020
13 de julio de 2020

El sector del vino aboga por la "diversificación" y la "diferenciación" como herramientas de futuro tras el COVID-19

Los expertos coinciden en señalar el "buen posicionamiento" de Rioja

El sector del vino aboga por la "diversificación" y la "diferenciación" como herramientas de futuro tras el COVID-19
Encuentro FER-UNIR sobre el vino - UNIR

LOGROÑO, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sector del vino ha abogado por la "diversificación" y la "diferenciación" como herramientas de futuro tras la pandemia del coronavirus. Ha sido en el Encuentro Económico de FER-UNIR que está mañana ha abordado la situación actual y las expectativa de la industria vitivinícola, tanto en el mercado nacional como internacional.

Para ello, a través de una sesión on line, han intervenido el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, el director General del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), Rafael del Rey, y el presidente de Grupo Rioja, Fernando Salamero. Junto a ellos, ha participado el director de Relaciones Institucionales de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Alberto Canals, en un debate moderado por la periodista Rocía Muñoz.

EFECTO "DEVASTADOR"

Benítez ha lamentado que el año 2020 "había comenzado muy bien, con una serie de perspectivas muy buenas, pero que se ha visto parado por el coronavirus, que ha tenido un efecto devastador para nuestros sector". Todo ello, ha recordado, porque, entre otras cuestiones, "dos tercios de nuestras ventas van al sector HORECA, que ha estado parado casi tres meses", situación "complicada" a la que ha unido la paralización del turismo.

El director general de la FEV ha puesto de manifiesto que "aunque se dijo que había un incremento del consumo en los hogares, si que creció pero de ninguna manera han compensado las pérdidas derivadas del sector HORECA".

Benítez ha ofrecido una serie de datos de un cuestionario realizado a los socios de la Federación, de la que se desprende que "un 98,8 por ciento de las bodegas se habían visto perjudicadas, siéndolo aún más las pequeñas, por su escasa diversificación".

Como positivo ha expuesto que la gran mayoría de empresas "no dejo de producir" al ser considerados bien de primera necesidad, algo que ha permitido pérdidas aún menores, que en facturación, no obstante, ha señalado que "será de más del 30 por ciento en el primer semestre de las más grandes, y del 50 por ciento en microbodegas". Con estas cifras, "creemos que, de media, las pérdidas serán del 20 por ciento, que es muchísimo".

En su intervención, Benítez ha resaltado el incremento de la venta on line, que ha llegado a crecer un 161,2 por ciento desde mediados de marzo.

CAÍDA DEL 10,7% A NIVEL MUNDIAL

Por su parte, Del Rey ha señalado que "aunque es pronto para decirlo, porque los datos a nivel internacional vienen con más retraso, y ahora disponemos al completo hasta marzo y en algunos mercados hasta abril, si que podemos estimar una caída del 10,7 por ciento en la facturación mundial, pero no porque caiga el volumen, sino por la pérdida de precio medio".

En este punto, con datos hasta abril, ha señalado que "China muestra el efecto más negativo, pero también es verdad que años anteriores venía perdiendo ventas en años anteriores, si bien espero una cierta recuperación en los próximos meses", así como que Francia "ha reducido sus compras de vino extranjero en un 13 por ciento en cuatro meses, mientras que Estados Unidos se mantiene muy estable pese a los nuevos aranceles, que ha afectado sobre todo a la venta de vinos franceses, y algo menos a los españoles". Por otra parte, Reino Unido y Rusia "también han reducido sus compras".

Ante esto, Del Rey ha apuntado que las pistas que tenemos es que el mercado internacional "está cayendo de manera abrupta, pero la crisis es extraordinariamente grave, pero esperemos que sea en periodo corto".

"Nos enfrentamos a una nueva cosecha, a partir de agosto, que puede aumentar la producción y, donde la suma de los stocks de vino con los que llenemos las existencias en bodega de la campaña actual con la previsión de la nueva cosecha hace que pueda elevar la disponibilidades totales y generar un peligro de ciertos excedentes", ha indicado el director General del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), que ha puesto en valor medidas como destilación de crisis o vendimias en verde para "evitar los riegos de excedentes particularmente importantes".

Por su parte, Salamero ha indicado que a Rioja la situación derivada del COVID-19 le ha afectado "directamente", ya que en las bodegas de la Denominación "exportamos un 37 por ciento, mientras que un 63 por ciento va para el mercado nacional". De ésta última cifra ha destacado que un 60 por ciento va para el canal HORECA y un 40 por ciento a alimentación, lamentando que al estar cerrado el primero "se ha notado muchísimo".

No obstante, el también presidente del Consejo Regulador ha indicado que a mayo "en comercialización la caída ha sido del 12 por ciento, un 21 por ciento correspondiente al mercado nacional, pero sin embargo en exportación ha sido positivo en un 6 por ciento".

Para concluir, tanto Del Rey, como Benítez han puesto en valor el "buen posicionamiento" de Rioja, que además de "marca" ha llevado a cabo una serie de medidas "inteligentes" que ha hecho que se encuentre "en ventaja".

Contador

Para leer más


Lo más leído en La Rioja