17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 21 de agosto de 2019

    La UNIR pone en marcha el nuevo título de 'Experto en la Adicción a las Nuevas Tecnologías

    La edad de riesgo para hacer un mal uso de las nuevas tecnologías se extiende hasta los 30 años, asegura su directora Teresa Sánchez

    La UNIR pone en marcha el nuevo título de 'Experto en la Adicción a las Nuevas Tecnologías
    Jóvenes con adicción a las nuevas tecnologíasUNIR

    LOGROÑO, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ha puesto en marcha un nuevo título de 'Experto en la Adicción a las Nuevas Tecnologías', pretende que los profesionales de la salud y la educación puedan detectar precozmente y prevenir estas situaciones, sobre todo en el ámbito escolar.

    En un comunicado, la universidad on line recuerda que el 6 por ciento de la población mundial que está expuesta a las nuevas tecnologías desarrolla una adicción a ellas. Si bien en China y Japón dicha cifra alcanza hasta el 20 por ciento0 de sus habitantes. Se trata de una problemática creciente que cada vez detectan más en los centros especializados en atención integral de las personas con trastornos por consumo de sustancias, donde la frecuencia de jóvenes y adultos con trastornos adictivos sin sustancia -lo que comúnmente se denomina "adicción a las nuevas tecnologías" o "adicción a Internet"- se está incrementando en los últimos años.

    Y es que, si bien son los niños y adolescentes los que, por su periodo evolutivo, tienen un mayor riesgo, la edad de riesgo de la adicción se extiende hasta los 30 años, especialmente entre aquellos adultos jóvenes que juegan videojuegos online o consumen juegos de azar online. Aspectos ambos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido recientemente dentro de la categoría de adicciones comportamentales.

    Así lo ha explicado la directora del Experto Universitario en la Adicción a las Nuevas Tecnologías, Teresa Sánchez. El nuevo título de UNIR que busca formar a profesionales del ámbito de la sanidad y de la educación para que, a través de la detección precoz y de estrategias de prevención primaria y secundaria, se pueda disminuir la incidencia de esta problemática, sobre todo en el ámbito escolar.

    "Los niños y adolescentes son los que más utilizan las nuevas tecnologías para comunicarse, buscar sensaciones y su ocio. En la medida en que se cumplen años, menos problemático se considera su uso; la pérdida de novedad contribuye también a que su uso sea menor", constata Sánchez. No obstante, si cada vez trabajamos más con ordenadores y usamos los Smartphone para navegar por Internet, comunicarnos en redes sociales, comprar o jugar ¿qué riesgo existe de adicción?".

    "El mal uso de la tecnología no está presente en todas las personas que hacen uso de ella. Existen señales como la sensación de ansiedad cuando no se está utilizando, el sentir una imperiosa necesidad de conectarse para revisar los mensajes (aunque no sean urgentes), la falta de control o de respeto de los límites para la finalización del uso de dispositivos y los pensamientos repetitivos y obsesivos sobre el uso de la tecnología", ha adverido la experta de UNIR.

    También es cierto que hay ciertas características que hacen a determinadas personas vulnerables. Por ejemplo, las personalidades compulsivas e impulsivas, el temperamento "buscador de sensaciones" o las personas introvertidas, con una baja autoestima o percepción negativa de sí mismas que quieren proyectar un yo ideal online, diferente del offline.

    Ante esta situación, Sánchez hace hincapié en la importancia de la promoción de la salud, donde la mayoría de las actuaciones se enfocan a actuar en grupos de riesgo para evitar el inicio de la adicción (prevención primaria) o, en caso de que ya se haya producido, "trabajar para que tengan las mínimas consecuencias posibles y evitar recaídas".

    Un importante trabajo que cada vez se desarrolla más en los crecientes centros específicos para tratar la adicción a las nuevas tecnologías, donde también se hace necesario ampliar la perspectiva y formación de los profesionales para, a través de una labor multi e interdisciplinar, abordar esta situación. Problemática que, si bien comparte aspectos comunes con las adicciones tradicionales como pueden ser los biológicos (en ambos está implicado el circuito dopaminérgico de la recompensa) y los comportamentales (dificultades para dejar de pensar sobre el consumo, la tolerancia, los síntomas psicológicos) demuestra su peculiaridad en el tratamiento.

    "La finalidad con un trastorno por consumo de sustancias es la abstinencia, pero en la era de la tecnología es imposible. De ahí que el trabajo con estas personas dependientes es el de realizar un buen uso de los aparatos, aplicaciones o redes virtuales que le sume en vez de restar", reconoce la docente de UNIR.

    Restas que conllevan variadas e importantes consecuencias, en función de la tecnología que más se maneje y de la edad. Especialmente en el caso de los adolescentes, que puede derivar en cyberbullying o grooming.

    SOBRE UNIR

    La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) es una universidad oficial, cien por cien online, de titularidad y gestión privada que ofrece títulos con plena validez en España y en el Espacio Europeo de Educación Superior. Se sustenta en un modelo pedagógico único con una eficacia avalada por los más de 60.000 alumnos que, desde su inicio, la han elegido para realizar sus estudios y un claustro en el que se busca la máxima calidad y la excelencia académica.

    UNIR aplica el liderazgo tecnológico a la educación universitaria a través de las clases online en directo y un campus virtual pionero. Los alumnos reciben clases online en directo, se imparten más de 1.600 clases online semanalmente. El estudiante tiene un tutor que le acompaña y ayuda durante toda su carrera y dispone de un campus virtual con la tecnología más innovadora y los recursos académicos que necesita.

    En la actualidad, UNIR cuenta con 34.112 estudiantes, de los cuales 12.443 son internacionales; 2.647 empleados (de ellos 1.523 docentes e investigadores). Se imparten 210 titulaciones (37 Grados, 80 Másteres universitarios, 77 Títulos Propios y 16 Estudios Avanzados).

    Para leer más