16 de junio de 2019
  • Sábado, 15 de Junio
  • 18 de julio de 2016

    AMP.- La abstención del PSOE al Plan Económico-Financiero podría suponer recortes de 430 millones de no aprobarse

    "Cumplir la ley", es decir, no superar el techo de gasto fijado, y hacerlo sin recortar es "imposible", remarca Sánchez Mato

    MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Plan Económico-Financiero 2016/2017 presentado por el delegado de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha obtenido dictamen desfavorable en la comisión del ramo por la abstención del PSOE, a quien le "gusta la música" pero no lo suficiente para apoyar una acción que, de no salir adelante en el Pleno, supondría hacer frente a recortes sobre lo presupuestado por valor de 430 millones de euros.

    Concretamente, los recortes serían de 10 millones de euros en personal; 165,3 millones en gastos corrientes de bienes y servicios, entre los que se incluirían los 30 millones del Fondo de Reequilibrio Territorial o 32 millones en ayuda a domicilio; 55,5 millones en transferencias corrientes; 192,5 millones en inversiones reales y 6,2 millones en transferencias de capital.

    Carlos Sánchez Mato ha resumido la problemática señalando que "cumplir la ley", es decir, no superar el techo de gasto fijado, y hacerlo sin recortar es "imposible". "Votar en contra o abstención es votar a favor de los recortes", ha lanzado.

    El PSOE se ha abstenido frente a PP y Ciudadanos, que han votado en contra dejando solo a Ahora Madrid en el respaldo a este plan para los años 2016 y 2017.

    Habrá que esperar al Pleno de la próxima semana para conocer la postura definitiva de los socialistas quien, en boca de su portavoz de Economía, Ransés Pérez, han confesado que "la música les gusta" pero que tienen que reflexionar y debatir más antes del Pleno de la próxima semana.

    PLAN A INICIATIVA PROPIA

    El Gobierno municipal presentó en la Junta de Gobierno de la pasada semana un plan económico-financiero para los años 2016 y 2017, a iniciativa propia y anticipándose a lo que pueda suceder, con el fin de situar el techo de gasto más alto, "sin comprometer ningún elemento que se está cumpliendo", dado que se prevé más gasto social e inversión en infraestructuras y servicios públicos, al tiempo que se registrarán importantes superávits y una reducción progresiva y mantenida de la deuda.

    Así lo explicaba Sánchez Mato, que detallaba que ha sido elaborado por el Consistorio a iniciativa propia "para dejar constancia frente al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de que el Ayuntamiento cumplirá las normas de estabilidad presupuestaria".

    El plan trata de eliminar la brecha existente entre los gastos no financieros derivados de la aplicación de la Regla de Gasto de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria para las Administraciones Públicas y los que se pueden alcanzar por los ingresos no financieros obtenidos del sistema tributario municipal.

    MADRID NO TIENE DÉFICIT

    El delegado ha recordado que el Ayuntamiento no incurre en déficit alguno, no como el Estado o la Comunidad, sino al contrario, cuenta con superávits que pretenden mantener en los próximos ejercicios, igual que el compromiso "de no contraer ni un euro más de deuda".

    "Cogimos la ciudad con 5.637 millones de deuda a 30 de junio y a finales de 2016 la habremos reducido un 31,8 por ciento, en 1.793 millones, para dejarla al final de la legislatura por debajo de los 2.700, un 52 por ciento menos de la cifra encontrada", ha detallado.

    La excepción que plantean con el Plan Económico y Financiero es "algo coherente desde el punto de vista económico, lógico desde el punto de vista político y absolutamente imprescindible de aprobar para los ciudadanos de Madrid".

    Sin embargo, la 'campanada' la ha dado el PSOE votando abstención al plan. "La música que nos plantea el concejal nos gusta, no vamos a rechazar el plan de entrada pero nuestra propuesta es abstención porque queremos debatirlo con más profundidad en pleno", ha justificado Pérez Boga.

    "LA LEY NO SE PUEDE DESOBEDECER"

    El concejal del PSOE ha tildado, sin embargo, de "incoherente" la Ley de Estabilidad aprobada sin los votos del PSOE. "No sirve para aplicarse en ayuntamientos como el de Madrid", ha planteado tras recordar que fue una normativa creada para reconducir el déficit público, en el que no incurre el Consistorio, al contrario, cuenta con un superávit de 500 millones de euros. También ha aplaudido la gestión del equipo de Sánchez Mato al haber reconducido una deuda "inasumible" a otra muy diferente.

    "Debemos solucionar los inconvenientes de una ley perversa que va en contra de los intereses de los madrileños y del Ayuntamiento", ha declarado para, a renglón seguido, subrayar que la ley "no se puede desobedecer". "Cualquier ley nos vincula y debemos ser imaginativos a la hora de plantear una excepcionalidad al cumplimiento", ha expuesto.

    La propuesta del PSOE pasa por modificar la Ley de Capitalidad para hacer un "traje a medida" a Madrid por su singularidad. Los socialistas también coinciden con Ahora Madrid en la necesidad de aumentar el gasto y la inversión.

    En este punto han señalado que la "válvula de escape" que suponen las Inversiones Financieramente Sostenibles "no son fáciles de ejecutar", razón por la que en este ejercicio se amortizarán anticipadamente 300 millones de euros.

    HACIENDA NO LO APRUEBA "NI HARTO A COPAS DE VINO"

    El portavoz de Economía del PP, José Luis Moreno, ha vaticinado que el Ministerio de Hacienda no va a aprobar el Plan "ni harto de copas de vino", lo que se traducirá en una "pérdida de autonomía del Ayuntamiento".

    El edil ha concretado que en 2015 se incumplió la regla de gasto en 16 millones pero que esta cantidad sube a 349 millones en 2016 y en 222 en 2017, hasta sumar 588 millones. "Su plan es papel mojado, aunque lo aprobara el Pleno el Ministerio lo tiraría", ha lanzado.

    Moreno ha añadido que en el informe presentado se recogen subidas de impuestos (IBI, IAE e ICIO) por 64 millones en 2016 y 73 millones en 2017, además de la eliminación de bonificaciones y "culpan al PP de la bajada de impuestos y del reintegro de la paga extra".

    Su homólogo en Ciudadanos, Miguel Ángel Redondo, también ha manifestado "serias dudas" sobre que el plan vaya a ser aprobado por Hacienda. "Han hecho un escenario a su medida, con una crítica a los acreedores financieros o contra la anticipación de deuda diciendo que provoca graves consecuencias en la prestación de servicios públicos". "Parece un manual económico de Izquieda Unida", ha criticado. "Votamos en contra pese a estar a favor de esa mayor flexibilidad", ha declarado.

    Carlos Sánchez Mato, por su parte, le ha dicho a Redondo que "claro que es un discurso político" porque en el Ayuntamiento "se hace política". A la oposición en pleno le ha explicado que el plan es la herramienta para poder llevar a cabo el programa con el que concurrieron a las elecciones.

    DE LOS 84 MILLONES DE BOTELLA A LOS 244 REALES

    El delegado ha hablado de un previsible incumplimiento de la regla de gasto, como el de la administración de Ana Botella, que fijó el techo superado en 84 millones. La realidad es que el "agujero" que se encontró Ahora Madrid fue de 244 millones de euros a 30 de junio de 2015 consiguiendo reducirlo a 16 millones. "Y me dice que no hice lo suficiente. ¡Venga hombre!", le ha espetado a José Luis Moreno.

    También le ha aclarado que nunca ha criticado la devolución de la paga extra a los funcionarios sino el hecho de que se hayan "reído de las normas contables" porque "imputar la devolución de la paga extra de 2012 al ejercicio 2015 es un disparate contable".

    Carlos Sánchez Mato le ha explicado a la oposición que si superan el techo de gasto incumplen la ley pero si no se cometería "una aberración desde el punto de vista económico". Para cumplir el techo de gasto fijado se verían obligados a hacer "un recorte brutal". "¿En qué quieren recortar?. No digan que no aprueban el plan sin decir dónde recortar, si no es ser un demagogo", le ha espetado a Ciudadanos.