18 de septiembre de 2019
7 de junio de 2009

El cine español se promociona en el extranjero con la cuarta edición de 'Madrid de Cine'

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

La industria cinematográfica española se muestra ante el extranjero de hoy al martes en la capital, donde se celebrará la cuarta edición de 'Madrid de Cine-Spanish Film Screenings 2009', que tiene como objetivo fomentar las ventas internacionales del cine español y dar a conocer a la prensa internacional las novedades que se estrenarán próximamente en sus países, según informó la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE).

La FAPAE, encargada de organizar el evento apadrinado por el director Álex de la Iglesia, explicó durante el acto de presentación celebrado hoy en la Academia de Cine, que durante tres días se proyectarán en los Cines Princesa de la capital 51 títulos compuestos por las películas españolas producidas más recientemente, que serán visionadas por los 130 compradores que prevé la organización y 20 periodistas internacionales de Alemania, Bélgica, Francia, Reino Unido, Grecia, República Checa, Portugal, Turquía y Emiratos Árabes, que tendrán acceso a directores y actores de 23 películas.

El segundo de los espacios de negocio para el cine, que contará con 200 agentes de ventas y productores participantes, será el Hotel Meliá Princesa, que habilitará 14 cabinas de visionado y acogerá algunas de las actividades previstas para el evento.

Según el presidente de la FAPAE, Pedro Pérez, este evento se organiza con la intención de "promocionar en definitiva lo que creemos que hacemos bien y también lo que podemos hacer mejor", y su consolidación en la agenda cultural supone "un reconocimiento cada vez mayor de la calidad del cine", apoyó el vicepresidente ejecutivo del Instituto de Comercio Exterior, Ángel Martín Acebes.

Además, como comentó el coordinador general de Apoyo a la Creación del Área de Las Artes, Carlos Baztán, con un proyecto de este tipo "Madrid demuestra que mantiene su posición de privilegio en rodajes y producción", pues la ciudad recoge un 58 por ciento de la producción audiovisual española, y representa "una gran ocasión para potenciar la ciudad", explicó.

Álex de la Iglesia insistió en la importancia de 'Madrid de Cine-Spanish Film Screenings 2009', porque desde el cine, nuestro país ofrece una imagen, y la que proyectemos "hace que se tengan mejores frutos tanto aquí como allí". De la Iglesia afirmó que el cine español "es muy querido y admirado fuera, y hay que hacer lo posible por que esto se sepa, porque si la idea de que el cine es importante revierte en la gente que toma decisiones económicas, sería de agradecer", aunque el director no olvidó que lo único que importa "es lo que opina el público".

El director del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, Ignasi Guardans, compartió con De la Iglesia la opinión de que los audiovisuales españoles tiene gran difusión en el extranjero. "Hay una disfunción absoluta en cuanto al reconocimiento del cine español en términos de calidad entre la percepción del exterior y la que se tiene a este lado de los Pirineos", y este es un problema que en parte "se mejorará en la medida en que los españoles y el público español sea consciente del reconocimiento que hay a su cine fuera de nuestras fronteras", previó.

Para solucionar esta situación, Guardans apoyó las técnicas empresariales desarrolladas en esta convocatoria. "Tiene mucha importancia mezclar dos cosas: la cultura y la industria. La cultura merece toda la atención, pero el cine como industria también es importante, porque crea trabajo y necesita promocionarse, como hace el Instituto de Comercio Exterior", que es otra de las instituciones patrocinadoras. Según Guardans, "ambos asuntos, industria y cultura, necesitan difusión porque si no la cultura no llegaría a nadie y como mercado nacional e internacional porque de otro modo no habría recuperación de la inversión, entre otros puntos", explicó.

Los organizadores esperan que la industria cinematográfica obtenga buenos resultados económicos con el evento, que este año cuenta con un presupuesto menor que en ediciones anteriores, unos 560 mil euros, recortado según explicaron "por la situación de crisis", y que incluye en esta edición una novedad, que consistirá en un premio honorífico a la película que tenga mejor acogida en el extranjero.