12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 31 de julio de 2019

    Unos 20 estudiantes de la URJC denuncian acoso y aseguran que sus firmas para la moción de censura no son válidas

    Unos 20 estudiantes de la URJC denuncian acoso y aseguran que sus firmas para la moción de censura no son válidas
    Imagen de archivo de estudiantes del campus de Vicálvaro de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC).EDUARDO PARRA - EUROPA PRESS - ARCHIVO

    MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Una veintena de alumnos pertenecientes al claustro de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) aseguran que sus firmas, que figuran en la propuesta de moción de censura contra el rector Javier Ramos, no son válidas y acusan a los promotores de la medida tanto de amenazas como de actitudes "persecutorias" contra ellos.

    En esta línea, varios de ellos han interpuesto dos denuncias ante la Policía Nacional amenazas para conseguir las firmas de cara a registrar dicha moción de censura.

    Precisamente ayer un representante de la comunidad estudiantil de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) presentó 101 firmas de miembros del claustro del centro para promover una moción de censura contra Ramos, motivada por su gestión del 'caso máster'.

    Al respecto, este grupo de estudiantes (donde figuran miembros del colectivo Despierta URJC y alumnos claustrales de Aranjuez) explican en un comunicado que, en un inicio, formaron parte de un sector crítico y que se mostraban favorables a impulsar la moción de censura contra el actual equipo de Gobierno pero que, pasado el tiempo, el sentido de esta iniciativa "ha quedado desvirtuado".

    En este sentido, apuntan que "ninguna" de las acusaciones de corrupción vertidas contra el actual equipo rectoral "han tenido
    recorrido en el ámbito judicial" "Los órganos encargados no han apreciado delitos. Y esto, le guste a quien le guste, es la realidad", han agregado.

    También sostienen que los promotores de la moción de censura no persiguen realmente la regeneración y que en el momento que empezaron a manifestar su "desacuerdo" a colaborar con este intento de sustituir a Ramos, este grupo de alumnos "empezaron a reaccionar de forma muy agresiva" contra ellos.

    Así, los estudiantes que suscriben el comunicado relatan que recibieron amenazas, tanto verbal como por escrito, sobre las "consecuencias negativas" que podría generarles no apoyar la moción e incluso "violaron la correspondencia del correo electrónico" de algunos de los claustrales".

    También hablan de "actitudes persecutorias y obsesivas" contra ellos y amenazas lanzadas por otro miembro del claustro de que no podrían terminar los estudios si rechazaban apoyar la moción ce censura.

    "Tuvimos que soportar con que se amenazase a las familias de algunos de nuestros integrantes, e incluso con que estos claustrales corruptos con los que colaboraban estrechamente desde hace varios meses, estarían dispuestos a contratar sicarios, amenazando nuestra vida e integridad física en caso de no firmar", argumentan en ese comunicado.

    Por tanto y ante la "gravedad" de estas actitudes, el pasado lunes algunos representantes estudiantiles acudieron a la Comisaría de Policía Nacional de Móstoles para denunciar estos hechos, de los que también informaron a la universidad.

    "Alumnos de este sector crítico habían cruzado ya no solo las líneas legales, sino las morales también. Con el único fin de sacar adelante una moción de censura a toda costa", han enfatizado para apuntar que dicha moción se basa en unas firmas electrónicas que aportaron hace unos meses y que ahora no son válidas, pues no las han ratificado.

    En una de las denuncias interpuestas ante la Policía Nacional, a la que ha tenido acceso Europa Press, un grupo de estos alumnos relata que teme por su integridad física dado que un miembro del claustro les ha comentado que si no firma la moción de censura "va a haber consecuencias muy negativas para ellos". De hecho, alude a una grabación en la que se les dice a este grupo de estudiantes que "ya ha partido dedos con sicarios o cualquier cosa que se le ocurra más".

    En otra denuncia, se alude a la violación de correspondencia y de revelación de secretos, aparte de un presunto acoso, al enviarse uno de sus correos a un grupo de whatsapp compuesto por 30 personas.