19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 26 de febrero de 2018

    AEA advierte de que el cobro de comisiones por pagar el SER con el móvil podría constituir una "exacción ilegal"

    AEA advierte de que el cobro de comisiones por pagar el SER con el móvil podría constituir una "exacción ilegal"
    CARLA BONNET/EUROPA PRESS

    MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha advertido este lunes de que el cobro de comisiones por pagar el SER a través del móvil podría constituir una "exacción ilegal" al no estar previsto en la vigente Ordenanza Fiscal reguladora de la Tasa por Estacionamiento de Vehículos en Determinadas zonas de la Capital y de delimitación de la Zona de Estacionamiento Regulado.

    En un comunicado, la organización de defensa de los conductores ha señalado que "su cobro no puede ser autorizado por una simple instrucción" de la delegada del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, "sino por el propio Pleno del Ayuntamiento de Madrid que tendría que aprobar una modificación de la correspondiente Ordenanza fiscal".

    AEA rechaza esta medida pese a que en el pliego de prescripciones técnicas particulares que rigen en el contrato integral de movilidad, adjudicado por el Ayuntamiento de Madrid en octubre de 2013, se prevé que "en el supuesto de pagos por otros medios electrónicos (por ejemplo telefonía móvil), si la operación conllevara costes adicionales, éstos serán por cuenta del usuario".

    Y es que entienden que "las empresas concesionarias no han acreditado mediante el correspondiente informe económico la existencia de dichos costes adicionales, diferentes y distintos a los que ya tenían que haber soportado por tener habilitados en los parquímetros el pago a través de dispositivos electrónicos móviles".

    Por ello, el presidente de AEA, Mario Arnaldo, ha indicado que si Sabanés "quiere autorizar a las empresas concesionarias del SER el cobro de unas comisiones no contempladas en la vigente Ordenanza Fiscal, hurtando con ello al Pleno del Ayuntamiento de Madrid el estudio de los necesarios informes que acrediten la existencia de unos supuestos costes adicionales", tendrán "que acudir a los tribunales en defensa de los legítimos derechos de los automovilistas madrileños como consumidores de un servicio público".