14 de octubre de 2019
22 de julio de 2009

Aguirre recibe hoy en Sol a los vecinos para acercar posturas sobre el futuro de los terrenos y sus casas

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, recibirá hoy a las 11 horas en la Real Casa de Correos a los vecinos de la Cañada Real para intentar acercar posturas sobre el futuro de los terrenos y sus casas tras el principio de acuerdo alcanzado entre todas las administraciones públicas implicadas para desafectar el suelo.

Después de que el pasado lunes más de un centenar de personas se concentrara frente a la sede del Gobierno regional para pedir participación en el proceso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, acorde con su compromiso anunciado de escuchar a todas las partes, propuso recibir a los vecinos y a los abogados el miércoles puesto que ayer estaba en otro acto institucional.

Acompañada de la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, la presidenta escuchará las reivindicaciones de los vecinos que, entre otras cosas, han propuesto crear un municipio independiente en la propia Cañada, donde viven más de 40.000 personas.

Se trata de un paso que sigue al que se dio el pasado 8 de julio, cuando el Gobierno central a través de la Delegación de Gobierno, el Ejecutivo regional y los ayuntamientos de Rivas, Coslada y Madrid acordaron desafectar el tramo de la Cañada Real Galiana que pasa por estos municipios después de una larga reunión entre las tres administraciones y de muchos contactos prolongados en el tiempo.

Una de las representantes de los vecinos, Lidia, ya aclaró el lunes que aunque saben que la Comunidad planteará en la reunión su posición, desde la Asociación "se establecerá una serie de reivindicaciones para pedir, sobre todo, poder quedarse a vivir donde ya están.

En este sentido, explicó que tienen contribuciones de hace más de cien años que demuestran que los vecinos llevan muchos años viviendo allí, y que, además, pagaron por construcción y por vivienda, por lo que consideran justo poderse quedar allí. Esta decisión, según el principio de acuerdo adoptado, dependerá de lo que cada ayuntamiento, en su zona, determine.