7 de abril de 2020
20 de diciembre de 2008

El antiguo intercambiador de Moncloa vuelve a abrir sus puertas el martes tras nueve meses de remodelación

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El antiguo intercambiador de Moncloa, en obras desde el pasado marzo, estará en funcionamiento de nuevo este martes, que junto con el nuevo intercambiador inaugurado en febrero, permitirá triplicar su capacidad y la conexión de 19 líneas de la EMT, 47 interurbanas y la línea 3 y 6 de Metro, según informó a Europa Press un portavoz de la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.

Se trata del primer intercambiador de autobuses que hubo en la capital, se puso en marcha en 1995, y tal y como estaba diseñado, a juicio de los responsables de Infraestructuras, se quedó en poco más de doce años pequeño y obsoleto.

De hecho, en el año de su inauguración, por el intercambiador pasaron 50.000 viajeros y unos 1.600 autobuses, mientras que este año, la cifra se triplicó con más de 150.000 viajeros y cerca de 5.000 autobuses.

Dentro de la remodelación de este intercambiador, cuya inversión ha sido de 16,5 millones de euros, el nuevo túnel de salida se puso en marcha a principios de octubre, lo que ha permitido que el servicio de autobuses funcione con mayor fluidez y se ahorre diariamente 83 horas de retenciones.

Se trata de un túnel de 200 metros de longitud y de uso exclusivo de autobuses, que sale directamente hacia la Carretera de La Coruña (A-6), casi a la altura de la plaza del Cardenal Cisneros en la avenida del Arco de la Victoria.

Este proyecto también se ha completado con un tercer carril que permite que los autobuses se incorporen con mayor fluidez sin mezclarse con el tráfico urbano del cruce de Princesa con el Paseo Moret. Dentro del antiguo intercambiador, se está terminando ahora la instalación de las mamparas de separación entre la zona de espera y los autobuses, y las dársenas tipo aeropuerto.

SIN INTERURBANOS EN SUPERFICIE

La Comunidad tiene pensado que en 2009 los últimos autobuses interurbanos que todavía paran en superficie lo hagan dentro, y se eviten problemas de congestión de tráfico. Para ello, se han añadido 14 dársenas de autobús a las 20 nuevas inauguradas. Además, el antiguo intercambiador contará con sistemas de braille para ciegos, caminos guiados, asientos especiales y ascensores para personas con movilidad reducida.

También se ha reforzado la zona comercial y el vestíbulo de conexión con Metro en el nivel 2, se han cambiado las escaleras mecánicas para mejorar los movimientos en el interior del intercambiador, y se han habilitado nuevas escaleras de emergencia desde la zona comercial.