18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 14 de diciembre de 2008

    La Audiencia juzgará a partir de mañana al abuelo, al tío y a un primo de un menor por agresión sexual

    MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Madrid juzgará a partir de mañana al abuelo materno y a otros dos familiares, un tío y un primo segundo, de un menor de 6 años por tres delitos continuados de agresión sexual que habrían cometido entre 2001 y 2002 durante la época estival, periodo que aprovechaban de manera individual para someter al niño a escabrosas vejaciones, que incluían violaciones.

    Los procesados, José Antonio R.G., José Antonio G.O. y José Antonio G.G., se enfrentan a una petición de 10 años de prisión cada uno por un delito continuado de agresión sexual, así como al pago de una indemnización de 60.000 euros. También se pide que se les prohíba comunicarse y aproximarse a la víctima en una distancia inferior a 500 metros durante cinco años.

    Con seis años, el menor comenzó a ser objeto de tocamientos a manos de su abuelo materno, quien le vejó hasta en quince ocasiones. Los abusos pasaron a ser agresiones sexuales, cuando éste comenzó a violarle. Estos hechos se producían cuando el niño dormía con su abuelo en los periodos vacacionales en la casa en la que éste vivía en la localidad riojana de Ezcaray. El procesado le advirtió que si contaba "el secreto" iba a parecer "un cerdo", según el fiscal.

    Pocos meses después, el primo de la madre de la víctima, de 22 años, comenzó a mantener contactos con el menor, cuando éste acudía a su casa de Madrid en las vacaciones. A tal conducta abusiva se sumó el padre del anterior procesado, quien en cinco ocasiones sometió al pequeño a aberrantes vejaciones.

    En el escrito de acusación, la Fiscalía de Madrid recalca que esta truculenta situación llevó al menor a 'una gran afectación emocional', precisando desde noviembre de 2002 hasta finales de 2004 de tratamiento psicológico a fin de paliar sus sentimientos de 'culpa, vergüenza, miedo y rabia'. Durante ese plazo, asistió a terapia por 'su situación anímica, su baja autoestima y para aumentar su capacidad de autoprotección'.