22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 1 de noviembre de 2009

    La "austeridad" de los presupuestos de 2010 ralentizará la construcción de carreteras, que contarán con 316,6 millones

    MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La "austeridad" anunciada esta semana por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en referencia a los presupuestos del Gobierno regional para 2010 ha obligado a ralentizar algunas inversiones públicas como la construcción de carreteras, que el año que viene contarán con una partida de 316,6 millones de euros.

    Esta cantidad supone casi un 30 por ciento menos que el año pasado, cuando los Presupuestos de la Comunidad destinaban a la partida de construcción y conservación de carreteras en 2009 un total de 442,2 millones de euros.

    La ralentización de estas obras, según explicó el consejero de Economía, Antonio Beteta, responde a que hasta este año las vías se financiaban a través de un 0,25 por ciento adicional de déficit, que ahora la Administración central ha suprimido, y en consecuencia, el gasto en carreteras se imputará al déficit corriente.

    "Esto obliga a que para garantizar y mantener el gasto social, es decir, nuestros hospitales, nuestros colegios y nuestras residencias de ancianos, tengamos que ralentizar las inversiones en carreteras en la Comunidad de Madrid", apuntó Beteta, quien indicó que es "prioritario" prestar los servicios esenciales.

    Con los 316 millones de euros, según recogen los propios presupuestos, la Comunidad planifica y programa las inversiones de carreteras, y lleva a cabo las actividades de redacción, dirección y supervisión de proyectos de construcción, además de la dirección, control y vigilancia de obras de carretera.

    Su finalidad es que las obras se realicen de acuerdo con las previsiones, "minimizando las interferencias que pudieran producirse en su realización, controlando y vigilando la calidad en su ejecución y optimizando el binomio inversión-infraestructura realizada".

    En estos ejercicios, también se incluyen la explotación y la conservación de la red de carreteras, "operaciones que mejoran la eficacia de la carretera, tanto desde el punto de vista de su funcionalidad actual como su duración". Del total, 11,1 van dirigidos al gasto de personal; 92,2 millones a transferencias corrientes y 208,4 millones de euros para las inversiones reales.

    La previsión para 2010 es que haya siete obras de construcción y 15 de acondicionamiento y mejora comenzadas mientras que tres trabajos de construcción y diez de acondicionamiento terminadas. En conservación de la red se habrán realizado doce obras de refuerzo y mejora del firme.

    Entre todas, destaca el proyecto del cierre norte de la M-50, conocida como construcción de la M-61, y que después de meses de incertidumbre sobre su futuro, la Comunidad va a dar los primeros pasos en su construcción gracias a que hace unas semanas el Ministerio de Fomento diera definitivamente luz verde retirando un recurso que tenía presentado.

    Con toda probabilidad, la ralentización no afectará a la puesta en marcha de esta vía, pues será concesionaria y el problema no radica tanto en la inversión de la Comunidad sino en que los concursos sean lo suficientemente "atractivos" para las empresas y que éstas se animen a participar. En ello ya está trabajando la Consejería de Transportes.