19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 20 de octubre de 2008

    El Ayuntamiento niega un problema de seguridad en el Templo de Debod

    El PSOE dice que las intervenciones subieron un 26%

    MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El Ayuntamiento de Madrid señaló hoy que el entorno del Templo de Debod no sufre un problema específico de seguridad, ya que sólo se produjeron 21 requerimientos de la Policía Municipal en lo que va de año, mientras que el PSOE asegura que en la primera mitad de año las actuaciones policiales aumentaron un 26 por ciento, en una zona "marginada, en la que abunda el sexo, las drogas y el alcohol"

    El presidente del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Óscar Iglesias, exigió hoy a los responsables municipales que pongan en marcha iniciativas inmediatas para frenar la "acelerada degradación" que está sufriendo el entorno del Templo de Debod, ya que afirma que este lugar emblemático de la capital "se ha convertido en una zona insegura que alberga importantes focos de prostitución, un centro de reunión de grupos skins y un lugar de concentración de personas con problemas de marginalidad".

    Durante la Comisión de Seguridad celebrada hoy, Iglesias también indicó que el entorno del Templo y el distrito de Moncloa registran botellón los fines de semana en al menos seis puntos, "con tal intensidad que las actuaciones policiales se han incrementado un 26% de enero a julio de 2008 --2.847 intervenciones frente a las 2.258 en el mismo período de 2007--, lo que da la medida tanto de la importancia del problema como de la necesidad de arbitrar planes eficaces para resolverlo".

    "Otro elemento preocupante en el distrito es el incremento de los delitos contra la seguridad del tráfico, que han aumentado un 75 por ciento de enero a julio de 2008, con 112 detenidos por este motivo frente a los 64 de 2007 en igual tiempo", señaló el edil socialista.

    Por ello, pidió al Ayuntamiento que establezca medidas urgentes que eviten los "constantes conflictos de convivencia" que se producen en uno de los más conocidos espacios de la ciudad. "El incremento de la presencia policial es importante, pero no puede ser la única actuación del Gobierno municipal para paliar la situación de degradación de muchos barrios de Madrid. Policías sí, pero dentro de un plan transversal con diferentes áreas, entre ellas la social porque la actuación en materia de seguridad debe insertarse en un marco transversal entre diferentes Áreas", subrayó.

    Para Iglesias, es necesario tener un conocimiento exacto de la dimensión del problema como método más eficaz para dar respuesta a la complejidad de las causas que generan la delincuencia, es decir, "es imprescindible elaborar un Mapa de Riesgos que refleje la realidad delictiva de la ciudad, algo que el Gobierno municipal se había comprometido a hacer y que, como tantas otras cuestiones en materia de seguridad, no ha llevado a cabo".

    En ese sentido, denunció que los responsables municipales siguen teniendo como asignatura pendiente el desarrollo de iniciativas de tipo socio-familiar, educativas y de resolución de conflictos que ayuden a prevenir problemas de convivencia en esta zona y en toda la ciudad, algo que también demandó hace un mes, en declaraciones a Europa Press, la Asociación de vecinos del Templo de Debod.

    Por último, recordó que la zona, sobre la que se pidió una declaración como bien turístico, también es un lugar de cruising, una práctica de sexo rápido y furtivo entre desconocidos, generalmente homosexuales, donde se reúnen grupos skin y donde se han comunicado 17 asentamientos de personas indigentes en la plaza de Oriente y cinco en los jardines de Sabatini.

    DOS REYERTAS, TRES ROBOS Y VARIOS CASOS DE EXHIBICIONISMO

    Por su parte, el director de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid aseguró que en la zona no tiene elementos específicos distintos en materia de seguridad que el resto del distrito. Así, reveló que de enero a octubre sólo practicó 21 requerimientos, entre quejas diversas, intervención del Samur-Protección Civil, casos de botellón, dos reyertas, tres robos, y varias denuncias de exhibicionismo. Además, señaló que en el patrullaje conjunto entre Policía Municipal y Nacional se han practicado 197 identificaciones, 3 por detenidos por cuestiones de extranjería y 7 por otras causas.

    Respecto a los indigentes y drogadictos que frecuentan la zona, Mora señaló que el Ayuntamiento no puede olvidar "el apoyo social que se merecen estas personas". "No creo que se solicite por parte del PSOE la eliminación de la unidad de dispensa de metadona porque es la zona donde previamente era asidua de este tipo de personas y técnicamente se considera oportuno, ya que la experiencia indica que el drogadicto no se mueve de la zona que acostumbra a utilizar como morada", indicó el director de seguridad.

    No obstante, se comprometió a incentivar el trabajo de la Policía Municipal en las inmediaciones del Templo de Debod, en combinación con la Policía Nacional, que tenga contenido policial.